Homer Hulk

Después de divagar en tres posts seguidos sobre la TDT, toca cambiar un poco de tema.

Ya sabemos por aquí que cuando se trata de cumplir tópicos, me van más los masculinos que los femeninos. No sólo no me gusta nada ir de compras, sino que cuando lo hago (que alguna vez tengo que hacerlo) me convierto en otra persona diferente, muuuy borde, pesimista y negativa.

Puedo empezar con ganas, pero es entrar en la primera tienda y entrarme la mala leche. Y si no veo nada que me guste o veo algo pero no hay mi talla, ya no hay quien me levante el ánimo. Mi madre ya ha aprendido este extraño comportamiento mío y lo que le digo cuando vamos de compras le entra por un oído y por el otro le sale (puedo ser muuuy maaala :S). Soy bastante asocial y poco dada a preguntar a las dependientas, de hecho me da mucha rabia entrar en una tienda y que la dependienta me asalte en menos de 2 segundos, por eso evito entrar en tiendas muy vacías en que lo tengan fácil, jeje. Mi madre en cambio, cuando no ve algo pregunta, y muchas veces le cae la bronca. Pero como digo, le resbala. Y menos mal, porque si no la pobre cogería una depresión.

La reflexión viene porque el sábado fui con Salva a La Roca y lo maltraté un poco. Es que elegimos mal la primera tienda: Ralph Lauren. Yo no sé otras tiendas de la marca, pero la de La Roca es espectacular por la colección de mal gusto y colores chillones (al menos en mi opinión), si es que hay trajes que sólo Corbacho llevaría! Pantalones amarillos, chaquetas verdes… y todo a precios escandalosamente caros (y eso que es un outlet!). Total, que el mal humor empezó con buen ritmo… Al final no me compré nada, pero también le agüé la compra a Salva con mi apatía, parecía que no me gustaba nada, en realidad es que lo veía con ojos negativos (el domingo se puso los pantalones y la chaqueta que se compró y estaba bien guapo!).

Por eso suelo ir de compras con mi madre, es la única que aguanta mis neuras. Pensando en el tema, me acordé de un episodio poco antes de Navidad. Yo tenía la corbata para Salva, pero quería comprarle una camisa para completar el regalo. Además quería comprarme unos pantalones, así que quedé un día con mi madre para ir a La Maquinista. Pero a última hora se apuntó mi padre (se aburría, supongo), así que fuimos los tres. Ya eso me puso de mala leche, pero encima con sus comentarios (de buena fe, pero es de los que le compra la ropa su mujer así que mucho conocimiento no hay) y con el problema de siempre (encontrar ropa para mí siempre es un problema, y además no sabía qué camisa quedaría bien con la corbata), hice click y ya no había quien me parara. Por suerte al final entré en razón y pedí ayuda a un dependiente de la Massimo Dutti para lo de la camisa, y por otro lado también encontré unos pantalones para mí. Pero le di un argumento más a mi padre para que diga que siempre estoy a la defensiva 😛

En cambio cuando no me planteo ir de compras, sino que entro casualmente en alguna tienda, no sólo no me pongo de mal humor sino que a veces (si por casualidad encuentro algo que me gusta y resulta que me queda bien) me pongo de mejor humor!

2 comentaris a “shopping”

  1. Salva va dir...

    Puedo corroborar que se transforma en Mr. Hyde… es alucinante… sabéis el increíble Hulk? saldría corriendo como un chiquillo de 3 años asustado, se le pasaría la tontería de gritar y enfurecerse en un momento.

    Bromas a parte, yo siempre procuro de levantarte el ánimo, Cris 😉

  2. Lady Madonna va dir...

    A que te borro el comment por troll? 😛

    Gracias por levantarme el ánimo, afortunadamente siempre lo consigues 😉

    petons!

Digues la teva!

XHTML: Podeu fer servir les següents etiquetes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>