Arxius de November, 2006

No es como cuando íbamos a la universidad, pero de vez en cuando quedo con mis antiguos compañeros… los Pochamen, básicamente. De vez en cuando se reactivan los mails y durante unos días decidimos cuándo quedamos (gmail tiene muchísimas cosas buenas, pero para mí la mejor es la capacidad de agrupar mails en conversaciones, en este tipo de intercambio de mails cortos y rápidos es la clave), la cuestión es decidir un día, porque la hora y el lugar suelen ser los mismos: 20:30h en el Origginals (lo importante es no quedar cuando haya partido). La lista de destinatarios del mail varía según quién inicie la cadena, poniendo a más o menos gente (a parte de Prati que se inventa las direcciones, normalmente nos damos cuenta al responder y recibir el error de envío, pero si, como pasó la última vez, se inventa una dirección… que existe, resulta que tenemos a un chaval que se llama como un amigo nuestro que flipa con mails de desconocidos), y es que hay 4 tipos de personas: las que no se dignan ni a responder los mails, la que los responden con chorradas y no se pronuncian sobre si vendrán o no (suele ser que no), las que siempre dicen que vendrán pero al final se rajan (hola Xavi!), y los que proponemos días y al final vamos. El último grupo suele estar compuesto por Jordi, Prati, yo, y a veces Duke o Alberto.

A lo mejor resulta raro que quedemos para tomar algo entre semana y jugar al trivial o a la pocha, pero no hagamos cenas ni salgamos juntos los fines de semana. En cuanto a lo de salir, a mí me encanta ir a un bar, charlar tranquilamente, emborracharme si es preciso, pero no me gusta ir de discotecas. No he encontrado todavía una discoteca donde me guste la música que ponen, y desde que volví de Aachen y me mareé un par de veces yendo por Mataró, me da un poco de pánico. Y en cuanto a lo de las cenas, pues durante un tiempo yo era de las impulsoras de este tipo de eventos. Pero los 4 tipos de personas también aplican en el terreno de las cenas de restaurante, y dado que da algo más de trabajo (por lo menos hay que buscar un sitio y reservar), me cansé de ir detrás de la gente para que como mínimo respondieran a los mails. Lo del Origginals es fácil, se lanza el mail, se propone un día, vamos, pedimos una hamburguesa completa y unas bravas, y nos ponemos al día de nuestras vidas.

Por eso me sorprende que una de las personas del primer tipo, ahora proponga una cena de navidad. Desde luego, como he ido haciendo últimamente, pasaré del tema, a mí que me digan un día y una hora y ya veré si voy. Me alegra que, por lo menos, las personas con las que tengo más confianza y mayor amistad pertenecen al último grupo.

Cuando cambié el diseño del blog, una de las cosas que hice fue añadir el feed de FeedBurner. Sin embargo todavía hay algunos (7 según Bloglines!) que están suscritos al feed de Blogger. Luego pasan cosas como que a Blogger le da por cambiar la URL del feed sin avisar, y se monta el caos.

El problema es que al intentar agregar el blog a un lector RSS, si lo haces mediante la URL del blog, sólo detecta la de Blogger… pero hace días vi que al Consultor no le pasaba, y le pregunté cómo lo había hecho. Por lo visto sólo hay que seguir estas instrucciones del foro de soporte de FeedBurner.

Me dispongo a seguirlas, para que al introducir la URL del blog, detecte el feed correcto. Así que los suscritos al feed de Blogger, desalojen la sala! Y bienvenidos a la nueva 😉

Children at your Feet
Actualizado 21:41h: ya está hecho. He aprovechado para podar un poco el Blogroll… Bueno, más que podarlo, le han salido algunos brotes 😉

[Warning: contains spoilers of Galactica 2×10 – Pegasus]

Lo mejor de la maratón de ayer (7 capítulos nada más y nada menos, del 2×09 al 2×15) fue cuando, hacia el final del capítulo 2×10 (de lo mejor que he visto en esta serie, junto con los dos siguientes, a partir de los cuales viene el famoso bajón), Adama decide enviar a los Vipers contra Pegasus para evitar la ejecución de Helo y el Jefe… y Salva y yo saltamos del sofá y nos pusimos a aplaudir.

Lo raro no es que yo aplaudiera, porque yo vivo todas las series como si fueran reales, y le hablo a la pantalla con toda naturalidad, como si el protagonista me oyera (cuando veía los culebrones de TV3 con mi madre, la tenía frita, me decía que no podían oírme -ah, no? :P-, pero me daba igual), y Galactica en especial, porque salvo durante ese bajón (de momento hemos visto hasta el 2×15, es decir, 3 capítulos aburridos, no sé si habrá más pero espero que mañana lo comprobemos), hay una tensión permanente. Pero Salva también se unió al aplauso!!

Ayer hubo quedada con los Pochamen. Bueno, Duke no vino (hoy tenía un examen, está haciendo el doctorado), pero Alberto sí. Nota mental: no volver a quedar cuando haya partido de fúngol. Llegué al Origginals y estaba a petar, Alberto y Prati ya estaban allí, en una mesa minúscula cerca de la puerta. Poco después llegó Jordi, y pedimos la cena (el menú de siempre, bocata + bravas). Fue agobiante, teníamos un altavoz justo encima y ni siquiera bajaron el volumen en el descanso, así que la conversación fue tipo discoteca: gritando y sin enterarte de lo que decía el que estaba justo enfrente tuyo. Tampoco jugamos a nada (y a mí que me apetecía un Mus!), porque Alberto tenía que irse sobre las 22:30h, y a esa hora nos fuimos todos. Pero me dio tiempo a evangelizar sobre Galactica (sí, ya sé, tengo pendiente hablar sobre la primera temporada… al final hablaré sobre las dos primeras, porque mañana nos espera a Salva y a mí otra maratón). Alberto también nos recomendó una serie: The IT Crowd. Os suena? 😛 Por cierto, ya queda menos para la segunda temporada!!

Hace dos años, Jordi estaba conmigo de becario en Sony (ay, aquellos tiempos en que me aburría y me dio por hacerme un blog…), de hecho cuando yo volví de Aachen él llevaba ya un año y fue quien me dijo que buscaban a alguien, y yo, por no entrar en el mundo de la consultoría, pues probé. En marzo de 2005 empezó a trabajar en DMR, luego ha tenido otros trabajos… y hace un mes que vuelve a estar en Sony, esta vez como trabajador (han contratado a varios ex-becarios de su departamento… yo estaba en otro :P).

El caso es que ayer llega, le pregunto qué tal por Sony, y me dice que le han dado recuerdos para mí. La conversación fue talqueasín:

[Jordi] Me han dado recuerdos para ti.
[Cris] Ah, sí? Quién? [pensando que será mi ex-jefe]
– Raúl.
[El becario que le sustituyó, con quien yo coincidí un par de meses, y que ahora también trabaja en Sony, se llama Raúl] El becario?
– Raúl D. [apellido]
[Searching database… item found: trabajador de Philips Aachen!] Jorl!

Qué gracia me hacen estas coincidencias, y es que siempre lo digo, el mundo es un pañuelo y te vas reencontrando a la gente en diferentes sitios. A Raúl, además, ya lo reencontré hace año y pico. Pero recapitulemos. Raúl trabajaba en Philips en la época que yo hice el proyecto. A diferencia de la mayoría de españoles (trabajadores y proyectistas), que estaban en el departamento de Connectivity Systems, él estaba en Electronic Module, como yo. Cuando empecé en Sony, iba hasta allí con Jordi en su coche, pero cuando él se fue a DMR, me tocaba pillar el tren (uno cada dos horas, viva Renfe!). Y un día, volviendo de allí, en la estación donde me bajaba, veo en el andén un tío abriendo una bicicleta plegable, era Raúl. Yo no sabía que había vuelto, así que me sorprendió mucho. Él trabajaba en Terrassa, así que nos volvimos a encontrar algunas veces más (Sony está un poco más lejos que Terrassa).

Pues por lo visto, ahora Raúl y Jordi comparten coche (viven relativamente cerca), y ún día volviendo, tuvieron la siguiente conversación (esto es como el juego del teléfono, Jordi me lo explicó a mí de una manera y yo lo explico como lo recuerdo… así que no es literal):

[Jordi] Y dónde trabajabas antes?
[Raúl] En Alemania.
– Dónde, de Alemania?
– Cerca de Colonia.
– Aachen?
– Sí, cómo lo sabes?
– Tengo una amiga que hizo el proyecto allí.
– Cómo se llama?
– Cristina.
– Ostia, la novia de Salva!

No es la única casualidad que se ha dado respecto a antiguos compañeros de Kartoffelnlandia. Una relativamente normal es que otro de los trabajadores de Philips, que también ha vuelto, ha acabado trabajando en la universidad, en el departamento donde está Duke. Pero hay otra que tiene algo más de extraordinario. Hace unos años que Silvia (una amiga mía, la única que vino a visitarme cuando estuve en Aachen, por lo que conoce a algunos de mis compañeros aachenianos) toma clases de alemán en la Escuela Oficial (me avergüenza decir que sabe más que yo), y un día, también me vino con recuerdos de alguien… Por lo visto en clase les habían preguntado si habían estado en Alemania, Silvia contestó que sí, que en un pueblecito de la Nordrhein-Westfalen… y un compañero dijo que qué casualidad, que él estuvo trabajando allí. Precisamente ellos dos no se conocían, aunque por los pelos. Normalmente no salíamos con los trabajadores de Philips, pero en la semana que estuvo Silvia allí, se celebró la fiesta de despedida de Salva, y se apuntaron muchos de ellos… pero el que va a alemán con ella, no.

Actualizado 24.11.06, 0:19h: me voy a dar una vuelta por Alesti antes de irme a dormir y veo que Salva también se ha puesto nostálgico. Qué casualidad! (yo también tengo un momento duda cuando veo un bus 7)

Por otro lado, parece que este año el día de los inocentes se ha adelantado. O no.

Por lo visto hoy es el día internacional de la tele (y voy yo y hablo de cine :P). Pues hoy precisamente no voy a ver la tele. Y es que me he dado cuenta de que de lo que dictan los programadores, sólo soy fiel a 3 espacios: un programa de crítica de tele (TeleMonegal), otro de sátira política (Polònia) y una serie (Porca Misèria).

Los dos últimos se emiten por TV3, los jueves. Antes Porca Misèria se emitía los miércoles pero después de un parón de dos semanas (una por fútbol y la otra por las elecciones), lo pusieron después de Polònia, así que el jueves es la noche TV3. De Polònia ya he hablado alguna vez, además es como Mire Usté (es del mismo equipo, llevan años haciendo lo mismo en la radio catalana). Porca Misèria es una serie de Joel Joan, van por la tercera temporada y es una delicia. Yo me perdí la primera temporada porque no vi el primer capítulo (me cuesta engancharme a una serie si no veo el piloto, manías mías), pero en verano, cuando yo estaba preparando la presentación del proyecto, la repitieron en las sobremesas, y fue ver el primer capítulo y enamorarme completamente. Además, como es una temporada de 13 capítulos, emitiéndola diariamente se la ventilaron en 3 semanas!

El mejor capítulo que he visto hasta ahora fue el que emitieron justo antes del parón. Pere (Joel Joan), guionista, tiene que escribir el capítulo piloto de una sitcom para la Cardona (Mercè Sampietro), su jefa. Se le ocurre que la Cardona pueda tener un hijo de los que no se van de casa, que tenga una novia un poco analfabeta (quilla). De repente todos esos personajes aparecen en su salón (la Cardona, que siempre va de traje, vestida de chándal, es un shock), y le van dando su opinión sobre lo que va ideando. Y luego aparece el típico vecino pesado, y Pere dice que no quiere caer en ese cliché, pero el vecino es pesado y se queda en la serie. Por la noche, todos duermen en la cama con Pere y Laia (su novia, Anna Sahun), pero Pere por no molestar se va (con todos los personajes) al sofá. La novia del hijo le pide que quiere ser un poco inteligente, Pere accede a regañadientes y ella empieza a hablar cultamente. Pero Pere siente que le falta algo a la serie, un gancho.

Mientras, en la vida real, su padre (que se separó de su madre cuando él y su hermano eran pequeños, y desapareció de sus vidas durante dos años) le invita a cenar, él es reticente pero su hermano le convence (aunque los personajes de la sitcom también influyen). Nada más ver al padre ya me imaginé lo que vendría… le dice que es gay, y que cuando lo descubrió había pasado por una depresión, y por eso había desaparecido aquellos dos años. Pere vuelve a casa… y se encuentra a la Cardona y a la novia del hijo enrollándose en el sofá. Se escandaliza y dice que no piensa utilizar la homosexualidad de su padre para la sitcom. Las dos mujeres siguen a lo suyo… y Pere acepta la realidad, que ése es el gancho que buscaba: una madre que le roba la novia a su hijo.

De esta serie me gustan muchas cosas, pero una de ellas es la capacidad de mezclar realidad (la realidad de la serie) y ficción (en este caso, los personajes salidos de la cabeza de Pere… en otro capítulo, donde tenía una crisis creativa, se le aparecía un actor de Los Soprano -bueno, alguien que se le parecía- y le daba consejos). También me encanta que mezcla la vida cotidiana (no es un gran culebrón en el que las parejas se crean y se destruyen a la velocidad del rayo, sino que hay parejas estables como la de Pere y Laia, de las que se ve el día a día, la convivencia… y también las pequeñas peleas, claro) con los entresijos de la tele (en anteriores temporadas, Pere era un guionista de un late show, presentado por la Cardona, pero ella tuvo un infarto y dejó de hacer directos, por eso se le ocurrió lo de la sitcom).

Y como se nutre de la cotidianidad, es fácil sentirse reflejado en algunos personajes. Los míos son Laia y Natàlia (Mercè Martínez; tiene un exnovio reconvertido a amigo con mucho morro en común con Laia, y trabaja con el hermano de Pere): con Laia comparto la nula capacidad social (aunque creo que ella mete más la pata que yo), y con Natàlia, la inseguridad (creo que yo lo soy más que ella).

Vamos, que Porca Misèria (el título, por cierto, viene de la mascota de Laia y Pere, una cerda –porca en catalán- que Laia se trajo del trabajo -es bióloga-, y a la que llamaron Misèria -que significa miseria :P-) es una muy buena serie, sorprendente pero sin estridencias. Por una parte me encanta que sea en catalán, que de tres cosas que veo en la tele todas sean productos catalanes es curioso cuanto menos; pero por otra, me sabe mal que no se pueda disfrutar en el resto de España.

Hoy toca TeleMonegal, pero he dicho que no veré la tele… Es que llevamos dos semanas sin ver BTV, no sé por qué será pero hoy le he preguntado a Cris y me ha dicho que ella tampoco la ve bien, así que como mínimo parece que es cosa del barrio. Ahora les escribiré un e-mail, a ver.

Saw es la única película de miedo que he visto últimamente que me ha dado miedo de verdad (sin sustitos de banda sonora) y me ha dejado pegada a la pantalla. Una idea muy buena, llevada a cabo bastante pobremente (hay escenas que dan risa, y la actuación de los personajes a veces es poco creíble), pero se lo perdonamos porque la idea es muuuy buena, el final sorprendente (y ya es difícil), y sale mi Westley (bastante feo, la verdad). Además, y a diferencia de otras películas de terror para adolescentes (atención minispoiler), no acaba bien.

El año pasado fui a ver Saw II, convencida de que sería mala (segundas partes…), pero con la esperanza de que la idea fuera igual de buena que en la primera parte, y la realización mejor (por tener más medios, más que nada). Me encontré más pruebas, más macabras y gores (soy muy aprensiva así que tuve que apartar la vista en varias ocasiones, todavía me dan escalofríos cuando recuerdo cierta escena con jeringuillas!), pero un final igualmente sorprendente, que me hizo tener ganas de ver la tercera.

Así que este domingo fuimos a ver Saw III… y qué decepción. Pocas pruebas, mucho más gores que en las entregas anteriores (aunque luego esto tiene su explicación) pero tampoco extremadamente difíciles (el sujeto de estudio podía salir con vida sin hacerse mucho daño), la escena más asquerosa que no he visto (porque tuve que apartar la mirada durante prácticamente toda la escena, si la has visto sabes a cuál me refiero) en la vida, totalmente gratuita y que no aporta nada a la historia… y un final muy previsible. Hablo de una parte del final (la de Jeff), que se veía venir desde prácticamente el principio de la peli. La otra parte (la de la prueba) reconozco que se me escapó, pero tampoco me dejó pegada a la silla (como sí hizo el final de la segunda parte… o, cambiando radicalmente de tema, el final del capítulo 2×08 – Corte Final de Galactica… con Xena).

Sí me gustó que ahondase en el cómo se hizo de las pruebas de la primera entrega, porque entonces sólo se veían las cosas desde el punto de vista de los dos encerrados en el baño, y por tanto no sabíamos cómo se había preparado aquello.

Habrá cuarta parte, y seguramente también me arrastrará hasta el cine (aunque esta tercera no me haya gustado tanto, Saw sigue siendo la única peli de terror que me ha hecho gracia últimamente, así que me declaro suscrita a la saga), pero viendo como acaba esta tercera, no sé por dónde irá (una vía no tiene mucho que ver con Jigsaw, y la otra vía está en un punto muerto), ni si me interesará ese camino.

Yo tengo mi dinero en una caja de ahorros (parlem? :P), y desde los 16 años tengo una tarjeta de débito que uso para todo: sacar dinero y pagar donde pueda. Hace 3 años, y teniendo en cuenta que probablemente al año siguiente me iría a hacer el proyecto fuera (y al final fue que sí), pensé que me convendría tener una VISA (en el extranjero no siempre te aceptan la de débito, en cambio la de crédito es más universal). Mis padres tenían una de otra caja por la que no les cobraban nada de mantenimiento, así que me abrí una cuenta en esa otra caja. Además de la VISA (que era lo único que me interesaba), me dieron una tarjeta de débito asociada a la cuenta, para poder sacar dinero del cajero (de esa entidad o la red Servired). También me dijeron que no me cobraban nada de mantenimiento, así que acepté.

En estos años, apenas he utilizado la de débito. La última vez (y posiblemente la primera o la segunda) fue en Zarautz, no encontraba un cajero de mi caja y vi otro con el simbolito de Servired. Y es que en esa otra caja tengo dinero para pagar con VISA (que sólo utilizo en viajes y para pagar por internet), pero para todo lo demás, Mastercard tengo la otra (es cuestión de comodidad, de mi caja tengo una oficina al lado de casa, de la otra hay pocas y algo lejos).

El viernes pasado me llegó el extracto de mi cuenta… y me habían cobrado 5 euros de mantenimiento de esa tarjeta. Cómorr? Así que ayer, aprovechando que íbamos a comer a La Maquinista (hay una oficina cerca de allí), me pasé por la oficina. Me atendió una chica muy amable, que me dijo que si el gasto con la tarjeta no era superior a 500 euros, cobraban la comisión de mantenimiento, y que esto pasaba tanto en la de débito como en la de crédito (en la de crédito no me lo han cobrado porque pagué los billetes a Mallorca con ella, y con cuatro cosas que comprara por internet, ya llegaba a la cantidad). Yo le dije que entonces no quería la tarjeta, porque no la utilizaba, y me la canceló.

Pero le dije que esto antes no era así, porque llevaba 3 años con ellos y el uso de la tarjeta había sido el mismo siempre (prácticamente nulo), y nunca me habían cobrado nada. Me dijo que sí, que lo habían cambiado, pero que habían enviado una carta a todos los clientes. Qué raro, porque en casa somos 3 con tarjetas de ese banco y todavía estamos esperando la carta (y no es porque las cartas no lleguen, porque los extractos y las ofertas de planes de pensiones e inversiones sí los recibimos!). Le dije si me podían devolver los 5 euros, y me dijo que podíamos hacer una reclamación, pero que no me aseguraba nada.

Salva me miró raro, y yo supe por qué. Él es poco dado a reclamar, y no lo hubiera hecho. Pero yo pienso que primero, me han cobrado esa comisión injustamente (sean 5, 10 o 100 euros); y segundo, para mí esa comisión no son ni dos frappuccinos, pero con unos cuantos clientes que no reclamen, para ellos son unos cuantos millones.

Si yo utilizara esa tarjeta con normalidad, no me habría quejado (bueno, me habría quejado de que no me avisaran); de hecho la VISA no la he cancelado porque me temo que en mi entidad me saldría más cara (creo que cobran 10 euros sí o sí, aquí son 5 euros si no hago un determinado gasto). El problema es que ellos me encasquetaron en su momento una tarjeta (que yo no había pedido) con unas condiciones, y después de 3 años me las han cambiado sin avisar.

Yo creo que soy un término medio en esto de las reclamaciones. Mis padres son todo lo contrario de Salva, reclaman por todo. El año pasado en nuestra entidad normal les cobraron una comisión por alguna de sus tarjetas, y fueron a pedir que se la quitaran! A ver, las comisiones de los bancos pueden ser abusivas y todo lo que tú quieras, pero si tú tienes una tarjeta que has pedido, es un servicio que te está dando el banco y como tal es normal que te cobren! Lo fuerte es que los de la caja les devolvieron el dinero :S

Otra quejona es Trex, pero va más contra la administración pública.

Recordáis cuando Salva y yo intentamos ver los últimos capítulos de la primera temporada de Galactica, que el DVD petó en el minuto 10 del último? Pues ha vuelto a suceder…

El caso es que como no nos la queríamos jugar, le dije a Salva que comprobara todos los capítulos después de grabarlos, y eso hizo. Teníamos desde el 2 hasta el 8 (el 1 lo vimos en Madrid), vinimos a casa después de comer con la intención de ver los que pudiéramos (macromaratón!!), pero era imprescindible ver hasta el 5 porque era el del spoiler. Sabéis dónde se fastidió la cosa? En el minuto 15 del capítulo 5. Bieeeen!!

Como la otra vez, también intentamos verlo en mi portátil, pero cascaba tanto al reproducir (con BSPlayer y VLC) como al intentar copiarlo al disco duro. No entendíamos nada, pero si Salva lo había comprobado antes de venir! (cosa que no es muy agradable porque tienes que ir viendo escenas a lo largo del capítulo y corres el peligro de autospoilearte) Incluso había visto escenas más allá del minuto 15! Él empezó a decir que mi reproductor cascaba los DVDs, y yo que la grabadora de su iBook grababa en un formato raro. Al final dentro de la tontería que parecen estas dos afirmaciones (mi reproductor no es grabador, así que no es capaz de modificar los DVDs, y aparentemente no había ralladas en la superficie que pudieran haber causado el casque; y él en su iBook configuraba el Toast para que grabara en formato Mac/PC), tenía yo algo de razón, porque al llegar a casa él volvió a comprobarlo y el capítulo 5 estaba perfecto!

Y aquí es donde yo empiezo a rallarme, porque cuando grabe un DVD en mi futuro iMac, espero poder verlo en mi reproductor! No pasa en todos los DVDs (diría que alguno hemos visto sin problemas; seguiremos haciendo pruebas, pero esta vez sin jugárnosla: el domingo Salva vendrá con un DVD… y su iBook!) ni en todos los capítulos (en esta tanda, del 2 al 4 los vimos perfectamente), pero nos ha pasado 2 veces seguidas y no me parece normal.

A ver, maqueros de pro: habéis tenido problemas similares? Hay alguna configuración escondida en el Toast?

Todos
Tenía pensado hacer una crónica de las mías, pero Salva ya ha hecho un resumen muy bueno de lo que ha dado de sí el fin de semana, así que eso que me ahorro.

Sé que me voy a repetir, a mí misma y a todos los demás que ya han dicho algo sobre el tema, pero me ha sorprendido gratamente el buen rollo que ha habido entre todos, parecía que nos conociéramos de toda la vida y apenas nos habíamos visto por primera vez! Es genial conocer gente con tus mismas aficiones, que no te mira raro por hablar de ordenadores, series, blogs y otras cosas frikis… porque a ellos también les gusta! La verdad es que yo tengo suerte con Salva, porque ambos somos muy parecidos (él además tiene suerte de que a mí no me guste ir de compras, porque me sé de un par que se cobrarán el SIMO mediante dicha actividad :P) y nos soltamos frases y coñas frikis continuamente, pero viendo la cantidad de frikadas que soltó Pedro en los viajes a y desde el hotel, seguidos de un “esto no lo puedo decir en Elche, compréndeme!”, me pongo a pensar y yo tampoco me imagino diciéndole a ninguna de mis amigas que he abandonado el Pastafarismo porque creo en los Dioses de Kobol.

El sábado fue divertido ver un making off en directo de Applecast.es (saldrá esta semana? :P), no lo fue tanto tener que pagar dos veces la entrada porque la letra pequeña no era lo suficientemente clara, pero mira, una anécdota más que contar. Me hizo gracia sorprenderme cuando Juan Carlos sacó su móvil y vi que tenía el mismo que yo. Pero si le pedí consejo a él sobre los reinicios antes de comprarlo! Otra cosa sorprendente, aunque no tiene nada que ver, fue este cartel en la estación de Chamartín. Com a casa!

La tarde del domingo pasó volando, en el Starbucks hablando de Macs y ordenadores en general, los dos Pedros (Cuxtom y Aznar) estuvieron muy habladores, fue un buen coloquio, muy instructivo. A las 18h los de Levante se fueron a coger el tren, la reunión se disolvió, pero aún nos quedamos Salva, Hugo (por cierto genial la minitarjeta naranja, gracias!), Marina y yo en la puerta del Starbucks a charlar un rato, de todo un poco… y enseguida se nos fue una hora más!

Por la noche, cenamos con Laia, me hizo mucha ilusión verla después de tanto tiempo. Es una amiga mía que vive en Madrid desde hace ya dos años, es periodista y la creadora del palabro “cansamiento” (es lo que tiene ser bilingüe, que a veces te sale el catanyol).

Y el lunes, después de patearnos la mitad de Madrid, retraso en el aeropuerto. Por aburrimiento me dio por probar a mirar el correo desde Opera Mini (lo había instalado en el móvil hacía tiempo, pero no sé por qué no me conectaba), y funcionó! Luego probé la aplicación de Gmail, es mucho más chula y más compacta visualmente (en Opera Mini me costaba saber de quién era cada mail). No sé lo que me cobrará Vodafone por la tontería (además estuve visitando las primeras crónicas de algunos, aunque el sistema anti-spam no me permitió dejar ningún comentario), pero fue un experimento curioso.

Ayer por la noche, corriendo a gastar la tarjeta regalo de iTunes que nos dio Pedro Aznar (caducaba ayer). Antes, me di una pasada por los blogs de los asistentes a la quedada y me gustó la idea del otro Pedro, comprar canciones que me recuerden al fin de semana. La primera fue Fun, de Smash Mouth. Fue muy bueno porque no la había escuchado nunca y no sabía cómo escuchar una muestra de audio en la iTunes Store (se nota que no había comprado nunca? Después lo descubrí), así que la compré a ciegas, porque el título era una buena definición del fin de semana. Y está bien! La segunda, una canción de hace unos años que me gustaba bastante, Coffee & TV, de Blur. Ese café me recuerda al Starbucks, y esa TV a la pasión que compartimos Marina y yo por las series de la tele.

He creado un set en Flickr con las fotos que hice. Estoy pensando en abrir un grupo para tener las fotos de todos en el mismo sitio, pero de momento he visto pocas fotos subidas… A ver si os animáis!

Os dejo con la esencia de lo que han dicho sobre la quedada (al final me he enrollado, imaginad si me hubiera puesto a hacer una crónica en serio!):

Esta misma tarde he conocido a unos cuantos bloggers en una quedada de buenrollismo maquero chachi del amor (creo que de esta espiral ya no salgo).

En definitiva, un fin de semana bastante bueno. Del que me quedo con la reunión y la sensación de que al igual que dice Pedro Aznar, merece la pena tener un blog sólo por la gente que llegas a conocer.

Los blogs están para aprender y conocer gente.

Juan Carlos (no os perdáis el vídeo!)

Esto hay que repetirlo… menos lo de beber café del SIMO.

El Melón Cósmico

Pero sin duda, lo mejor del finde ha sido conocer a los bloggers con los que día a día compartes la blogosfera… […] Sin duda, la razón para tener un blog es un finde como éste.

En resumen una quedada genial, que espero que repetiremos algún día, pues nos lo pasamos en grande.

Fue simplemente genial como estar comentando en un montón de blogs a la vez con gente que tiene ideas muy parecidas a las tuyas y que opina muchas cosas como tú.

Viaje a Madrid: 80€.
Alojamiento en hotel de 4 estrellas: 60€.
Entrada al SIMO: 10€ 20€.
Pasar 3 días sin conexión a internet: 716 posts en Alesti.
Que te retrasen el vuelo de vuelta: 1 hora perdida.
Disfrutar de un fin de semana blogosférico genial: no tiene precio.

Para todo lo demás, Tortitascast.es 😉

Ya estamos en casa los más rezagados (Salva y yo), y espero poder hacer una crónica en condiciones antes del año que viene (a ver si para cuando salga el especial SIMO de Applecast.es puedo tenerla hecha :P), pero quería dejar constancia de que… esto hay que repetirlo!!!