Hoy Martina hace 3 añitos. Martina es la hija de Cris y Xevi (aka Pin i Pon), y ahijada de Salva, por lo que cada año me toca preparar la mona (tarta que tradicionalmente regalan los padrinos a los ahijados por Semana Santa). Y yo encantada, claro. Este año Martina quiso una mona rosa así que tiré de layer cake con buttercream rosa, pero los años anteriores hice monas tradicionales (sara y de trufa), que no las había hecho nunca antes!

Para su cumple también me toca hacer pastel, pero esto es un poco trampa porque hago los pasteles de todos los miniCapgrossos que me lo piden (los 4 miniFripinus son fijos en mi lista anual). Normalmente hablo con los padres para ver qué quieren en cuanto a sabor/decoración. A veces lo tienen claro, como Laia y las últimas fiestas temáticas de su prole (Beth y Peppa Pig, y Èric y los dinosaurios de Arlo), a veces propongo yo (como el primer cumple de Gal·la y el rose cake de caramelo que es taaan Pin i Pon!)…

introducing… #elpastísdelagalunchi

Pero este año fue Martina la que un día de mayo viene y me dice:

Vull un pastís de xocolata groc i taronja!

Toma! Al menos me daba 2 meses para pensar cómo narices hacerle un pastel de chocolate con 2 colores. Así que una semana más tarde me puse a googlear decoraciones de pasteles infantiles, y llegué a esto. IDEACA!

Decidí pasarlo por el filtro Salva y también le encantó la idea, así que como la logística no era trivial, creé una tarjeta en el Trello familiar para controlar las tareas, y Salva me ayudó bastante en la parte previa de planificación. Lo primero era conseguir una bolsa pequeña para saber cuánto pesaba un M&M. Esta misión fue fallida ya que los únicos M&M’s que venden en los supermercados que tenemos cerca de casa son los de cacahuete, que no servían para nuestro objetivo. Así que compré una bolsa de Lacasitos, que más o menos se parecen. La conclusión fue que cada Lacasito pesa más o menos 1g, así que por lo menos la conversión de peso a unidades era fácil.

Siguiente paso, identificar cuántos M&M’s necesitábamos. Para ello imprimí en grande la foto del post y agrupé los que se veían de 10 en 10, y con Salva estimamos cuántos habría en la parte invisible. En total, calculamos unos 700.

La bolsa más grande de M&M’s es la de 400g, y teniendo en cuenta que hay 6 colores (inciso: se pueden pedir personalizados aquí, y el configurador te deja elegir hasta 2 colores diferentes por lo que hubiera sido ideal, peeero… el tamaño más pequeño son 400g, claramente insuficiente, y el siguiente ya se va a 1,5kg, ultracaro para nuestro objetivo), de los que solo nos iban bien 2, y suponiendo una distribución equitativa en cada bolsa, con 5,25 bolsas conseguiríamos los 700 M&M’s necesarios. Redondeando al alza (porque no quieres redondear hacia abajo en esto :P) son 6, y decidimos añadir una más para asegurar el tiro. Así que un buen día nos fuimos al Carrefour y compramos 3 kilos de M&M’s :P

El último paso previo fue contar M&M’s… fue una tarde muy entretenidamucho xD Con un resultado muy TOC:

Ordenado!

En total, 3.192 M&M’s (da un peso de 0,88g por unidad), de los cuales 533 amarillos y 478 naranjas. 1.011 M&M’s válidos, prueba superada! Pero como no sería yo si no los contara todos, os diré que los más frecuentes son los azules (623, un 20%), seguidos por los verdes (554, un 17%) y los amarillos (también un 17%), luego los rojos (523, un 16%) y finalmente los marrones (481, un 15%) y los naranjas (también un 15%).

Después de esto ya dimos el go definitivo al proyecto, pero se quedó en standby hasta este fin de semana (la fiesta fue ayer), ya que lo único que faltaba era hornear y decorar (y rezar para haber calculado bien los M&M’s!).

No tenía claro si era mejor refrigerar los bundts con la buttercream antes de aplicar los M&M’s (quedaría más firme, pero no sé si demasiado firme) o no, ni tampoco si debería refrigerar el pastel una vez terminado (para que se asentara), así que la tarde del viernes estuve googleando… cuando me entró el pánico al encontrar este post.

Así que nueva tarea previa: hacer pruebas con la buttercream y la nevera. Para ello, el sábado por la mañana horneé unos cupcakes entre bundt y bundt (me fue bien para no tener el horno encendido para nada, ya que solo tengo un molde Bavaria y tenía que esperar 10 minutos para desmoldar el primer bundt y algunos minutos más para que se templara el molde y poder limpiarle un poco las migas enganchadas).

Todo listo

Por la tarde me puse con las pruebas: preparé una buttercream y cubrí por completo (salvo la parte inferior) 4 cupcakes con ella. Dejé reposar 2 durante media hora en la nevera y los otros 2 los decoré inmediatamente con M&M’s (verdes). La buttercream estaba muy blandengue pero los M&M’s se aguantaban perfectamente. Metí en la nevera uno de los cupcakes con M&M’s verdes para ver qué tal aguantaba la decoración en la nevera. A la media hora, saqué los otros 2 cupcakes y los decoré con M&M’s (rojos). La buttercream estaba un pelíiin más consistente que en los primeros. También metí uno de los cupcakes con M&M’s rojos en la nevera. Al cabo de un rato, comparé los cupcakes que estaban fuera de la nevera entre ellos (los M&M’s seguían intactos en ambos y no había diferencia entre el verde y el rojo), y los de dentro entre ellos (igualmente, M&M’s intactos y sin diferencias entre verde y rojo). Saqué uno de los de la nevera y al cabo de una hora tenía una pinta muy fea, como decolorado. Así que decisión tomada: M&M’s directos sobre la buttercream, y sin refrigerar ni antes ni después de ponerlos.

Test subjects

Y ya el domingo, la hora de la verdad: corté los bundts para formar el 3 (entre los cupcakes y los retales de bundt sobrantes, tengo pasteles para rato :P), los cubrí de buttercream rosa y me pasé una horita de lo más entretenida colocando M&M’s.

Por si alguien lo intenta, le ahorro toda mi planificación previa: para un 3 de este tamaño (hecho con 2 bundts de 10 tazas cada uno), se necesitan 722 M&M’s. Calcula cuántas bolsas necesitas en función de cuántos colores vayas a utilizar ;)

Y el resultado final:

Pastís de xocolata groc i taronja!

La vela la compró Pin, que tenga el mismo esquema de colores que el pastel es pura casualidad, ya que el único que sabía cómo iba a ser el pastel era Salva, para los demás fue sorpresa… la niña lo flipó mucho (y los padres!).

Ahora a ver qué me pide el año que viene… :’)

Un comentari a “el pastís de la martina”

  1. Savior1980 va dir...

    Una crack hoygan 🙂

Digues la teva!

XHTML: Podeu fer servir les següents etiquetes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>