Se acaba la temporada 2 de 2020 (a ver cuando cancelan la serie :P), así que toca post. Anteriormente… 2005 / 2006 / 2007 / 2008 / 2009 / 2010 / 2011 / 2012 / 2013 / 2014 / 2015 / 2016 / 2017 / 2018 / 2019 / 2020. Este año he escrito 4 posts (sin incluir este): además de los 2 fijos (aniversario del blog y mi cumple), tenemos a Jekyll y Hyde pandémicos.

La palabra del año es agotamiento (y sí, es por lo puto virus). Vamos con el 2021 para Lady Madonna.

El año empezó en casa, pero al contrario de lo que vaticinaba en el último resumen anual, no nos fuimos a dormir hasta las 3h… la culpa la tuvo esa videollamada con amigos que derivó en una partida al AmongUs, y otra, y otra… y así hasta las 3h :P

Preparé mi cuarto roscón: tremeeendo! No solo estaba riquísimo, sino que estrenaba receta (la de 100 recetas de pan de pueblo, tuneada con algunas ideas que lanzó Ibán Yarza su directo del Roscón… después de verlo en directo lo volví a ver para tomar apuntes, true story! :P), y me resultó menos pesado de hacer que otras veces (me agobia mucho que se me pegue la masa a las manos, temo especialmente el momento mantequilla), así que genial, vamos progresando.

En febrero el blog cumplió 16 añitos. También preparé mi primer banana bread, y volvieron los momos. Los hice para un intento de excursión con unos amigos a una montaña de aquí al lado, pero no sé si fue por mi baja forma (que ha empeorado desde que teletrabajo, pero no pensaba que taaanto), porque intentaba seguir al ritmo a los demás (sin conseguirlo, claro), o que me pilló un mal día, pero me mareaba y no podía respirar, así que después de algo más de media hora larga decidí dar media vuelta. Spoiler: creo que fue una mezcla de todo, pero sobre todo el intentar ir al ritmo de los demás ¯\_(ツ)_/¯

En marzo, nada destacable… nos compramos el Patchwork, que hasta ahora no nos había llamado la atención, pero la verdad es que es entretenido.

En abril llegó Semana Santa, Salva quería hacer alguna escapada pero yo estaba en modo “no nos la juguemos ahora”, al final pasamos un día en Barcelona, para comer también hubo agobios porque no se nos ocurrían sitios con terraza, al final accedí a un sitio que a priori no tenían pero luego resultó que tenían una terraza interior, así que todo genial :)

Con la Semana Santa también volvió #lamonadelamartina, después de 2 años de pausa (en 2019 la mona fue comprada, ya que el lunes de pascua estábamos en #Chicago2019, y en 2020 estábamos encerrados en casa)… este año Martina quería una mona de nata con un unicornio, et voilà. La padrinada fue un poco a medio gas (no hubo comida, sino simplemente el acto de entrega de las monas, y todo en la terraza de Pin i Pon, al aire libre), pero es lo que hay.

Mayo empezó con el cumple de Salva, como siempre. Este año nos hicimos un autorregalo, después de un año de dudar al final nos decidimos a comprar sillas ergonómicas… son súper cómodas y súper bonitas (a juego con la pared!). Por fin visitamos La Zorra, el restaurante de Gipsy Chef (otro de nuestros gurús de la cocina), y mi cumple fue muy empalagoso: mis amigas me enviaron el desayuno a casa <3 y yo me preparé un cereal milk tres leches cake. Y disfruté mucho del especial de Friends :)

En junio nos llegó el turno para vacunarnos, y empecé a ver la luz al final del túnel (spoiler: sale mal). Y con la vacuna, ya en julio, volvimos al cine. Casi año y medio sin ir, lo echábamos de menos. Y tardamos justo un mes (del 20/06 al 22/07) en revisionar Battlestar Galactica (regalo de Salva por mi cumple), y me gustó muchísimo más de lo que recordaba (sí, es posible).

Julio acabó con el cumple de Martina (y su pastel correspondiente, esta vez de Moana, o Vaiana como dice ella :P)… y pegándole una paliza a Xevi al 4 en raya, como en los viejos tiempos xD Contexto: conocí a Xevi en Aachen, vino a visitar a Christian (que era contemporáneo mío) y justo fue el finde de mi cumple (que también vino Salva por sorpresa), y fuimos al Chico Mendes a ver la final de la Copa de Alemania entre el Alemannia Aachen y el Werder Bremen. Como Xevi y yo nos aburríamos (yo porque no me gusta el fútbol y Xevi porque se la sudaba el Alemannia Aachen :P) y en el Chico Mendes tenían juegos de mesa, me retó al 4 en raya, y le pegué paliza tras paliza durante todo el partido. Y me hace mucha gracia que se acuerde de ese momentazo (lo ha sacado en conversación más de una vez), y como su hermano le había regalado a Martina un 4 en raya súper mono de madera, este año decidió retarme de nuevo. Falló xD

Justo antes de las vacaciones, mi empresa nos comunicó que a partir de ahora quien quisiera sería 100% remoto (ahora = cuando acabe la pandemia, ya que ahora ahora, ya estamos teletrabajando, desde marzo de 2020), un giro radical de mentalidad por parte de los jefes-jefes (antes te dejaban teletrabajar puntualmente por un motivo justificado, pero tenías que pedirlo y era como un favor). No nos han dado opción mixta (teletrabajo parcial), pero las oficinas las mantienen, así que de manera puntual para reuniones y tal sí podremos ir (todo esto post-pandemia, claro). Por supuesto, tardé milisegundos en apuntarme (he ganado casi 2h de sueño, y aunque tiendo a estirar más las horas de trabajo, llego al sofá a la misma hora xD).

En agosto pudimos disfrutar el #QuinjetRoadtrip2021 (continuación del #QuinjetRoadtrip2018: en 2018 visitamos Cantabria y parte de la costa Asturias, este año terminamos la costa de Asturias y vimos parte de la de Galicia, espero que haya una tercera edición en la que veamos lo que nos falta). Acabamos en mi pueblo, pasando unos días con la familia… y volviendo a los Pilones del Jerte. Ya habíamos subido en 2016, pero no íbamos preparados para bañarnos, así que prometí volver (lo que me gusta a mí una piscina :P). Tenía miedo de no conseguir subir (¿recordáis la excursión fallida de febrero?), pero la verdad es que tardamos lo mismo que en 2016 (1h, que es más o menos lo que dice el cartel que se tarda)… así que se confirma que tengo que ir a mi ritmo, no intentar ir al ritmo de otros. Acabamos muertos, pero nos lo pasamos genial. Salva estuvo refunfuñando los días antes, parecía que no quería ir (¡es que ya lo hemos hecho!), pero luego reconoció que el sitio es genial, la excursión es accesible (también me confesó que tenía miedo de que no llegáramos arriba, después de la experiencia de febrero… igual por eso no quería ir xD) y aceptó que seguramente acabaremos volviendo a subir.

Otra frikada del viaje fue la visita a Portugal. Mi pueblo está a unas 2h de la frontera, y cuando era pequeña íbamos con relativa frecuencia (a comprar toallas :P). Para mi cumple, Salva me regaló el Azul, un juego en el que siempre empieza la última persona que ha estado en Portugal (la temática del juego es construir paredes con azulejos, algo muy típico de Portugal), y como Salva nunca había estado, nunca tenía esa ventaja, así que se pasó el viaje bromeando con llevarme a la frontera, encerrarme en el coche y cruzarla caminando, para así ser el último xD A priori yo no quería, porque no hay ningún sitio visitable cerca de la frontera, pero tuvimos que descartar el plan que teníamos para uno de los días por el calor mortal que hacía (imposible ir hacia Extremadura / Castilla La Mancha) así que como plan alternativo, volvimos a Ciudad Rodrigo (y La Alberca), y ya que íbamos hasta allí, nos acercamos a Vilar Formoso, el primer pueblo de Portugal. Salva no me encerró en el coche, así que ahora nos tenemos que turnar para empezar en el juego xD

Y como colofón, a la vuelta paramos en Madrid y pudimos probar StreetXO. Llegamos hora y media antes de que abrieran (y no fuimos los primeros!), en la cola vimos el capítulo de What If…? de la semana, una hora antes de la apertura abrieron las “reservas” (solo presenciales para la gente que está en cola, te toman datos y te dicen a qué hora tienes la mesa) y nos pasamos la hora restante dando vueltas por El Corte Inglés (StreetXO está en la última planta de un ECI)… y oh, mama! Qué rico todo! Disfrutamos muchísimo, aunque he de decir que StreetXO era nuestra segunda opción. Realmente intenté reservar en DiverXO, el 1 de julio (el 1 del mes abren reservas para el mes siguiente) tenía la web preparada en el iPad, seleccioné el día, la hora, puse mis datos, pero no me salía el botón de continuar… y cuando al fin me salió, no me dejaba marcar el check de “acepto el tratamiento de mis datos”. Así que probé con el PC del curro pero ya era tarde, estaba todo completo… me apunté en la lista de espera pero no hubo suerte. Una pena que con la subida de precio del menú en 2022 (pasa de 200€ a 365€, casi el doble!!!) me da a mí que nos quedaremos sin probarlo, pero al menos StreetXO está MUY bien y es asequible, así que me veo parando en Madrid cada vez que volvamos del pueblo xD

En septiembre, nada destacable. En octubre Salva y yo cumplimos 14 años viviendo juntos, y tras la frikada del año pasado, retomamos nuestro plan habitual de 12-O: comida en Barcelona + teatro. Vimos Cantando Bajo la Lluvia, que si a mí no me entusiasmó (los números musicales molan pero la historia es un MacGuffin para conectarlos y me parece bastante absurda… es algo que ya me pasó con la peli, ojo, pero no lo recordaba xD), a Salva no le gustó nada :( (a veces se gana y a veces se pierde)

En noviembre me fui con mis amigas a celebrar los 40 de todas (a Mery le faltaban un par de semanas para cumplirlos); aunque la idea inicial (hace años que lo decimos) era irnos de viaje por ahí, nos adaptamos a las circunstancias y cambiamos a fin de semana de relax en La Garrotxa. Estuvo genial: nos hicimos millones de selfies, nos relajamos en el spa del hotel, hicimos una Escape Room (con cambio de plan a última hora: teníamos reservada una Escape Room en Girona para el domingo, pero el sábado me dijeron que iban a estar sin luz toda la mañana así que era inviable, buscamos otras Escape Rooms “por la zona” que tuvieran disponibilidad para el día siguiente y acabamos en Vic xD) y el destino nos llevó a un bar ambientado en los 80 con nuestras camisetas de 1981.

Diciembre empezó muy bien, con visita de Pere (y mi peor partida de Rummy, pero no por jugar mal, por mala suerte… no pude ni jugar xD) y el cumple de Gal·la (que quería un pastel de sirenas en pleno diciembre, así que tuve que darle a la neurona para no copiar el de su hermana del año pasado xD), pero al final todo mi optimismo se ha ido a la mierda. Ya está.

Pero si el bingo del coronavirus (en serio, nunca antes se había contagiado tanta gente de mis círculos cercanos) nos lo permite, este año volvemos a Can Pin i Pon para celebrar el fin de año. En versión de tarde (hay toque de queda a la 1h, así que haremos merienda-cena para poder irnos justo después de las uvas), pero al menos despediremos el año con amigos!

La primera temporada de 2020 fue una mierda, pero nos trajo cosas buenas. La segunda temporada ha sido bastante repetitiva y ya empieza a cansar. Por favor, que la tercera sea la última…

Para terminar, vamos con el mosaico: 2021 en 36 imágenes.

2021

Este año tenemos más gente que el año pasado, a ver si seguimos así.

Un comentari a “2021”

  1. Children at your Feet » Arxius » 17 is a prime number va dir...

    […] 2021 […]

Digues la teva!

XHTML: Podeu fer servir les següents etiquetes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>