Arxius de la categoria 'family'

Desde que preparé maki por Navidad, tenía ganas de repetir. Hace algunas semanas acabé los dos noris que me quedaban del kit, para practicar, y me propuse buscar algún sitio donde pudiera comprar más ingredientes. Roger, un blogger de Barcelona que hace un año hizo un curso de cocina japonesa, recopiló unos cuantos supermercados especializados de la ciudad aquí (la mayoría son chinos, pero también venden productos japoneses). Ayer miré dónde estaba cada uno, y el de Balmes está al lado de Plaça Catalunya, que me pilla de paso cuando vengo de trabajar, así que me pasé por ahí.

Pensé que sería un súper pequeño y lleno de chinos, pero la verdad es que era bastante grande y había gente de todo tipo. Me tiré un buen rato buscando las cosas (los envases están en caracteres chinos/japoneses, y tienes que ir mirando la etiqueta de la estantería para saber qué es cada cosa… el nori, vale, porque sabes qué pinta tiene, pero estuve un buen rato dudando si lo que había donde ponía mirin era realmente eso), pero al final encontré lo que buscaba (notas en Flickr):

Ingredientes japoneses
La idea es celebrar un día japonés con Salva el fin de semana que viene, preparando (entre los dos, eh?) maki y tempura (con su correspondiente salsa, que hasta ahora, como no había encontrado los ingredientes ni la salsa preparada, siempre había tomado la tempura sola) y viendo a Hiro y sus peripecias 😛

Lo haremos el fin de semana que viene aprovechando que mis padres no están, el lunes se van a Béjar a agilizar el inicio de la construcción de la nueva casa de mi abuela. A ver qué tal.

Por cierto, hace un rato he alucinado con mi PowerMac G4. He descargado la foto de la cámara y he abierto el Photoshop para rotarla… os prometo que no ha tardado más de 10 segundos en abrirse. En el portátil tardaba medio minuto como mínimo! I love Mac! Pero por qué uso Photoshop para rotar una foto? Es el único programa que he encontrado que no me machaca los datos EXIF de las fotos (como friki de las fechas que soy, me gusta conservar en qué momento exacto se tomó la foto, no la fecha de modificación del archivo). Windows tendrá muchas cosas malas, pero desde la Vista Previa podías rotar las fotos sin tocar los datos EXIF.

En mi casa no existe la propiedad privada. Suena raro, pero lo que hay en casa es de casa (incluso los regalos que en principio se hicieron a una persona) y debe poder ser utilizado por todos, y para comprar algo por tu cuenta hay que pedir permiso.

Cuando empecé la universidad, el 486 que teníamos entonces empezaba a quedarse anticuado (eso sin tener en cuenta que éramos 2 las que lo utilizábamos y que no nos llevábamos precisamente bien). Tuve que aguantar un par de años hasta que mi padre se decidió a cambiarlo por un Pentium III. Podría haberme comprado yo un ordenador? No, porque es su casa. Lo mismo pasó con la grabadora de CDs: cuando todo el mundo tenía grabadora de CDs y algunos incluso empezaban a tenerla de DVDs, yo todavía tenía que pedirle a mi padre que me copiara CDs en el trabajo. Más de una vez le dije que al final me compraría yo una, pero como era su ordenador en el que la pretendía poner, se negaba.

Llegó el 2004 y me fui a Alemania. Necesitaba un portátil, y ya tenía tan arraigado el comunismo de mi casa que ni me planteé comprármelo yo. Además, no tendría que pelearme por él con mi hermana porque estaría a más de dos mil kilómetros. Pero el tiempo pasa, y en septiembre volví a casa. La buena noticia era que ahora había dos ordenadores en casa, así que tampoco habría peleas (por tener que estar en la misma habitación sí, pero por eso compré el Access Point). Un año después incluso conseguí algo inaudito: un escritorio en mi propia habitación!

Desde entonces la verdad es que he estado muy tranquila, y me extraña que hace meses que les digo a mis padres que me voy a comprar un iMac este año y no me han dicho que no! Supongo que como mi habitación no es territorio común no representa tanto problema que haya algo mío.

Estas navidades, Salva me dejó su PowerMac. El mismo día que estuvimos configurándolo todo para compartir la conexión, cuando Salva se fue, mi madre me dijo: “entonces ya no necesitarás el portátil, no?”. Aquí ya me olí lo bien que les había venido que Salva me dejara el Mac, resulta que mi hermana necesitaba (lo de si lo necesita o es un capricho es otro tema que vamos a dejar de lado) un portátil. Pero me hizo gracia la pregunta, mis padres siempre tan sutiles, no dicen directamente lo que quieren. Y además, sí que necesitaba el portátil porque era el que le daba la conexión a internet al Mac, y que mi madre no lo entienda, vale, porque tiene alergia a los ordenadores, pero mi padre (y esto está claro que lo habían hablado entre ellos) sí que lo sabía.

Para evitar problemas, mi padre dijo que compraría un adaptador WiFi para el Mac, y así no dependería del portátil para la conexión. Paralelamente yo compré una tarjeta PCI con 4 puertos USB 2.0 (los 2 del Mac son 1.1), ya que si iba a usar el Mac únicamente necesitaba mayor conectividad, y Salva, consumista como siempre ;), compró un módulo de 512MB de RAM (ahora tengo casi 1GB!) y una nueva tarjeta gráfica que soporta Core Image (va que vuela!). Con la RAM y la gráfica no tuve el mayor problema (ambas eran compatibles con Mac, claro), el sistema lo reconoció a la primera (creo que no voy a echar de menos a Windows y sus drivers :P). Respecto a la controladora PCI, como ya comenté, compré una no compatible, pero al día siguiente encontré una compatible (D-Link DU-520) en el Media Markt. Y el adaptador WiFi es un D-Link DWL-G122, que al principio hacía el tonto (la cobertura oscilaba entre 99% y 0%, y era algo engorroso quedarse sin conexión cada dos por tres) pero encontré este hilo del foro del GUM Madrid en el que explicaban que los drivers que vienen con el adaptador son una mierda y que mejor bajarse los del fabricante del chipset. Eso hice, y desde entonces todo correcto (salvo que los nuevos drivers no incluyen un indicador en la barra superior, así que para monitorizar la cobertura tengo que lanzar la aplicación, pero bueno, es un mal menor, y la cobertura es más o menos constante, un 60%, lo que es mejor que una oscilación permanente).

Switch Las 7 diferencias
No es el juego de las 7 diferencias, porque en realidad sólo hay una. Ayer por fin le di el portátil a mi padre, para que hagan lo que quieran con él, yo lo único que le he pedido es que cuando compre el iMac me lo deje para copiar los datos que todavía tengo allí (no lo he pasado todo al Mac porque me falta espacio con tanta serie que me bajo! :P). Mi padre lleva todo este tiempo insistiendo en que aunque ahora la principal usuaria del portátil sea mi hermana, yo podré seguir usándolo, pero yo he dejado claro que no quiero. Y es que a parte de que no lo necesito (el Mac hipermineralizado va muuuy bien!), no me apetece tener que hablar con mi hermana, y mucho menos pedirle nada.

Parece que la historia tendría que acabarse aquí, no? Pues no. Esta tarde mi padre me ha comentado que mi hermana había puesto el grito en el cielo porque quería borrarlo todo y formatearlo (y mi padre ha comprobado que el ordenador va bien, para qué formatear?), y que borrara mi usuario y el de mi padre porque si ella no ha utilizado el ordenador hasta ahora, tampoco quiere que lo utilice yo a partir de ahora. Lo que le he dicho a mi padre es: primero, eso entra en contradicción con lo que me lleva diciendo desde principios de año, y segundo, estoy totalmente de acuerdo, no lo voy a tocar para nada hasta que tenga el iMac y quiera recuperar los datos (por cierto, espacio tiene de sobras, hay 20GB libres y ella no se baja series ni pelis). La opción que me ha dado mi padre es copiarlo todo en una carpeta y borrar nuestros usuarios, y avisar a mi hermana de que eso está ahí y que no lo toque. Pero no me gusta nada, primero porque lo tendrá todo demasiado a mano y no me fío un pelo (vale que ahora es administradora porque Windows es taaan maravilloso que no puedes hacer nada sin permisos, pero es tan tonta que no creo que sepa acceder a los documentos de mi usuario XD) y segundo porque no creo que sea buena idea que sólo se pueda acceder al ordenador desde su usuario (tanto para mí cuando tenga que acceder a esos datos, como para mi padre si necesita arreglarle algo, como para ella si no quiere dejarnos ver sus estupideces en el escritorio). Y es que no entiendo el problema que hay en que permanezcan esos usuarios unos meses (bueno en realidad sí lo entiendo, le debe molestar ver mi nombre XD), si mis padres saben que yo no voy a tocar el ordenador, el que ella no se lo crea es problema suyo, y después de lo que me han dicho que ella ha dicho esta mañana (que si no era como ella quería se lo podían meter por el culo), yo lo tendría claro: “vale, nos lo metemos por el culo. Tú misma”.

En fin, que por ahora digo adiós a Windows (afortunadamente el móvil en modo almacenamiento se monta bien en el Mac, así que el Nokia Suite, del que sólo hay versión Win, sólo lo necesitaría para restaurar la copia de seguridad que hice ayer, y toquemos madera para que no la necesite!) y me convierto en una Maquera a tiempo completo. No echaré de menos el ratón monobotón (el del portátil lo compré yo en Alemania, así que me lo he quedado, jeje), pero excepto en aplicaciones que puedo asociar con Windows (como Firefox), sigo haciendo Ctrl+clic para desplegar el menú contextual. Ya tengo ticks maqueros! 😉

Yo suelo guardarlo todo, no me gusta tirar nada, aunque no tenga que necesitarlo nunca más (luego pasa que si tiras algo, a la semana siguiente te hubiera venido bien). Todavía guardo los libros de EGB, eso sí, en Cunit. También todos los trabajos del cole y del instituto. Y guardaría los de la universidad si no fuera porque algunos los dejé y ya nunca más supe de ellos (por qué la gente es tan impresentable? Y yo tengo un problema, no sé decir que no y pienso que la gente va a ser tan responsable con cosas ajenas como lo soy yo y me devolverá las cosas sin que yo pregunte, luego pasan años y la otra persona ha perdido lo que le dejaste). Vale, quizás es absurdo y una forma tonta de ocupar espacio, pero soy asín. A veces también me da el pronto y me pongo a tirar cosas (aunque a lo mejor después me arrepiento).

Esta tarde he llegado a casa y estaban mis apuntes del carnet de conducir (algunos tests y unos resúmenes del libro, de hace ya casi 5 años!) encima de mi cama. Cuando ha llegado mi padre le he preguntado qué hacían allí y me ha dicho que está haciendo limpieza de la salita y que qué hacemos con ellos. La secuencia de acontecimientos es:

Le pregunto cuáles son las opciones.
Me contesta que o tirarlos o llevarlos a Cunit.
Le digo que los lleve a Cunit.
Me dice que si no los voy a usar más, que podríamos tirarlos.
Le pregunto si es necesario tirarlos.
Me contesta que o eso o llevarlos a Cunit.
Le digo que se los lleve.
Me dice que para qué los quiero si no los voy a usar más.
Le digo que para qué pregunta si sólo le sirve una respuesta.
Me dice que tengo que ser razonable.
Le digo (con algo de mala leche ya) que los tire.
Me dice que estoy susceptible.

Estoy susceptible? Ya no es por estos apuntes en concreto (que quizás son de los que menos pena me da deshacerme, aunque los resúmenes me los curré bastante), sino por la situación, no sé para qué me da opciones (obviamente si me da Cunit como opción preferiré eso a tirarlos) si él ya tiene claro lo que quiere hacer con ellos.

Como dije ayer, las comidas navideñas en mi casa no son nada tradicionales. Sólo somos nosotros 4, ya que las familias de mis padres viven lejos, y mi hermana y yo somos algo raras para la comida, así que desde hace unos años mi madre no hace comidas ostentosas (marisco, pavo, etc.) que luego tienen que comerse ella y mi padre durante toda la semana. El año pasado convencí a mi madre de hacer Tempura, y la verdad es que les gustó bastante a todos, a lo largo de este año la hemos preparado varias veces, y hoy también ha sido uno de los platos de la comida.

Y este año… pues una cosa que llevaba tiempo queriendo hacer, pero nunca me atrevía porque había leído que era muy difícil y laborioso, y que seguramente a la primera me quedaría fatal… Juzgad por vosotros mismos el resultado de mi primer experimento haciendo sushi.

Mi primer Maki-Sushi

He hecho un poco de trampa, porque en lugar de buscar los ingredientes por separado, compré un kit para hacer sushi en el que ya venían todos los ingredientes necesarios (bueno, los japoneses), así no tuve que andar buscando por ahí nori, o wasabi, o la esterilla de bambú…

Igual que hice con las galletas-puzzle, he subido las fotos a flickr en forma de receta. A destacar, que sí es laborioso (estuve unas dos horas y media para hacer las 16 piezas, claro que también iba parando para hacer las fotos, pero dos horitas no te las quita nadie), pero no tan difícil como parecía (no se me destrozaron ni quedaron chuchurríos), y que para hacer lo que véis en la foto sólo gasté la mitad del paquete. Eso qué significa? Que un día de estos invitaré a Salva a comer sushi. Y es que quedó buenísimo!

El año que viene, no sé qué introduciré en la gastronomía familiar, pero algo se me ocurrirá. No le compro un Wok a mi madre porque no tiene espacio en la cocina… lo que sí he conseguido (se lo propuse hace un año, y lo compramos hace unos días) es tener una fondue, que mañana estrenamos haciendo fondue de carne.

Érase una vez una comunidad de vecinos que decidió adaptar la antena a la TDT. Érase un vecino que al día siguiente compró un receptor de TDT, y el día después decidió devolverlo, porque la TDT no valía la pena.

Ese mismo vecino, 6 meses después, se ha comprado otro receptor. En el Lidl. Este nuevo cambio de opinión no es gratuito. Y es que llevamos más de un mes sin ver BTV, y sin TeleMonegal mis padres no saben vivir. Bueno, yo tampoco, pero me había acostumbrado a ver la repetición de los sábados por internet (más bien a oírla, porque la imagen va a saltos). Así que la solución de mi padre ha sido comprar un deco. Y he de reconocer que, aunque éste sea de marca notifixis, tiene más funciones que el que compró la otra vez. Pero sigue siendo un zapper, eh? Por 50€ no pidas más.

Lo compró hace un par de semanas, y desde entonces ya ha dado para dos anécdotas (eufemismo de broncas). La primera fue a los dos días de comprarlo. Un jueves, estamos mis padres y yo cenando en la cocina y entra mi hermana preguntando si puede grabar algo de laSexta. Mi padre le dice que sí, y le pregunta si sabe cómo va. Ella dice que no, pero que ya se aclarará (jaja!). Mi padre se va con ella al comedor.

Yo suelo tener programado el vídeo con los programas que no quiero perderme (son tres), así si ese día no estoy en casa o me olvido de ponerme delante de la tele, se graban. Y si estoy en casa, cuando veo que el vídeo se pone a grabar, lo paro. Dos de esos programas se emiten en jueves, así que cuando vi que mi hermana ya se había ido del comedor, fui a borrar mi programación para que no interfiriera en la suya (si lo mío empezaba antes que lo suyo, lo suyo no se grabaría). No dije nada cuando ella entró en la cocina por no montar el pollo. Así que voy al comedor, está mi padre viendo la tele, le digo “miro un momento el vídeo, que…”, no me deja acabar la frase y me grita “pero qué haces, que tu hermana ha puesto algo a grabar, que va a empezar ahora!”, yo le intento explicar que precisamente por eso quiero mirarlo pero sigue gritándome… cuando veo que en el vídeo no hay nada programado (nada que no haya programado yo).

Así es como descubrí que mi padre pensaba que con sólo programar el deco, el vídeo solito ya se enteraba y se ponía a grabar también. Y cuando le expliqué cómo funcionaba (que hay que programar el deco para que se encienda y apague a unas horas determinadas, pero también el vídeo para que grabe de la entrada correspondiente al deco), me replicó que si yo era muy lista, que lo sabía todo, que iba con aires… Pero a ver, que me has gritado por intentar ayudar! Al final me tocó programar el vídeo para mi hermana (la gracia que me hace), y si sé que se va a montar tal pollo, no digo nada, y no hubiera sido mi culpa que mi hermana se quedara sin grabación. Por cierto, quería grabar Prisión Break (sic), que no tiene mucho sentido empezar a verla a mitad de temporada…

El epílogo es que mi madre me preguntó si mientras estaba grabando podíamos ver otra cosa, le dije que no, que podíamos ver otro canal analógico pero no otro de la TDT… y mi padre dijo que cómo que no, que entonces lo iba a devolver. Yo le expliqué que para poder ver un canal mientras grabas otro, el deco tiene que tener dos sintonizadores, y esos de momento serían carísimos. Pero por lo visto no se fía de mí (lo cual también es muy agradable), porque los estuvo mirando por ahí (unos 200€ o más! :S).

La segunda anécdota es de esta semana, pero antes tengo que explicar un par de detalles. Uno de ellos es que el deco tiene un interruptor detrás para apagarlo completamente, y que mi padre pretendía que cada vez lo apagáramos desde ahí, en lugar de con el botón del mando (que lo deja en Standby), porque así gasta menos. Ya lo hacemos con la tele, pero con el deco me parecía igual de estúpido que con el vídeo, ya que si lo apagas completamente, es inútil programarlo. Después de discutirlo, convencí a mi padre de dejar el interruptor encendido. La incoherencia de esto es que desde que tenemos el deco, mi padre mira los canales tradicionales (los que se ven tanto por analógico como por TDT) desde el deco, que gasta mucho más que dejarlo en Standby, pero bueno.

Y el otro es que el deco hace cosas raras. Una de las primeras cosas que hice fue programarlo (y el vídeo!) para que grabara TeleMonegal, así que lo puse los martes, de 22:50h a 00:50h. Después de un rato, vi que en la pantalla de programaciones ponía 22:51-00:51h. No es que me moleste un minuto arriba o abajo, pero sí me mosqueó ese cambio automático. Y es que al cabo de unos días ponía horas inverosímiles, como 6:50-8:50h!! Yo los martes estoy en casa, pero el programa acaba muy tarde y prefiero verlo tranquilamente otro día. Y como mis padres lo ven, les pedí que vigilaran que se pusiera a grabar a las 22:50h.

Así que me voy tranquilamente a mi habitación a investigar sobre el mando a distancia del vídeo, ya que algunos botones empiezan a fallar, y tenía pensado escribir un mail al soporte técnico de Sony para ver si venden repuestos (aunque al final se lo comenté a Jordi, que ahora vuelve a trabajar en Sony :P). El caso es que se me ocurrió que, antes de enviar ningún mail, podríamos comprobar que no fueran las pilas las causantes de que el mando no funcionara (aunque hubiera sido raro porque algunos botones funcionan perfectamente), y fui a comentárselo a mis padres. Me encontré la siguiente situación: el vídeo grabando, el deco encendido… en TV3, canal que están viendo mis padres. Es decir, no sólo han pasado de lo que les he pedido, sino que me han fastidiado la grabación. Y encima, cuando me quejo, es que estoy susceptible y que ellos no sabían qué quería grabar yo. Pues yo no sé qué parte de “me podéis vigilar que el deco se encienda a las 22:50h para grabar el Monegal?” no les quedó clara.

Broncas a parte, la verdad es que no me fío un pelo del deco. Después del incidente, lo programé para que grabara la repetición del miércoles (ésta sí la acertó), y volví a programar la de los martes. A lo largo de la semana, esa programación ha ido mutando de día y hora (sin que tocáramos nada!). Y esta mañana, estaba viendo Galáctica (la antigua) cuando se ha encendido… eran las 11:08h. Busquen las diferencias: 17/12, 11:08-13:08 vs 19/12, 22:50-00:50. Lo he vuelto a programar bien, y este mediodía ya marcaba 22:53-00:53, 3 minutos de diferencia. No entiendo nada. Porque la hora no se puede programar (la toma de la tele, imagino… y la tiene bien!), ni siquiera la diferencia con GMT (que según el deco es GTM), se establece en función del país (por suerte para este deco España está en GMT+1, porque he leído que en versiones anteriores pensaba que estaba en GMT).

Pero bueno, ya tenemos TDT… a ver cuánto dura esta vez.

Yo tengo mi dinero en una caja de ahorros (parlem? :P), y desde los 16 años tengo una tarjeta de débito que uso para todo: sacar dinero y pagar donde pueda. Hace 3 años, y teniendo en cuenta que probablemente al año siguiente me iría a hacer el proyecto fuera (y al final fue que sí), pensé que me convendría tener una VISA (en el extranjero no siempre te aceptan la de débito, en cambio la de crédito es más universal). Mis padres tenían una de otra caja por la que no les cobraban nada de mantenimiento, así que me abrí una cuenta en esa otra caja. Además de la VISA (que era lo único que me interesaba), me dieron una tarjeta de débito asociada a la cuenta, para poder sacar dinero del cajero (de esa entidad o la red Servired). También me dijeron que no me cobraban nada de mantenimiento, así que acepté.

En estos años, apenas he utilizado la de débito. La última vez (y posiblemente la primera o la segunda) fue en Zarautz, no encontraba un cajero de mi caja y vi otro con el simbolito de Servired. Y es que en esa otra caja tengo dinero para pagar con VISA (que sólo utilizo en viajes y para pagar por internet), pero para todo lo demás, Mastercard tengo la otra (es cuestión de comodidad, de mi caja tengo una oficina al lado de casa, de la otra hay pocas y algo lejos).

El viernes pasado me llegó el extracto de mi cuenta… y me habían cobrado 5 euros de mantenimiento de esa tarjeta. Cómorr? Así que ayer, aprovechando que íbamos a comer a La Maquinista (hay una oficina cerca de allí), me pasé por la oficina. Me atendió una chica muy amable, que me dijo que si el gasto con la tarjeta no era superior a 500 euros, cobraban la comisión de mantenimiento, y que esto pasaba tanto en la de débito como en la de crédito (en la de crédito no me lo han cobrado porque pagué los billetes a Mallorca con ella, y con cuatro cosas que comprara por internet, ya llegaba a la cantidad). Yo le dije que entonces no quería la tarjeta, porque no la utilizaba, y me la canceló.

Pero le dije que esto antes no era así, porque llevaba 3 años con ellos y el uso de la tarjeta había sido el mismo siempre (prácticamente nulo), y nunca me habían cobrado nada. Me dijo que sí, que lo habían cambiado, pero que habían enviado una carta a todos los clientes. Qué raro, porque en casa somos 3 con tarjetas de ese banco y todavía estamos esperando la carta (y no es porque las cartas no lleguen, porque los extractos y las ofertas de planes de pensiones e inversiones sí los recibimos!). Le dije si me podían devolver los 5 euros, y me dijo que podíamos hacer una reclamación, pero que no me aseguraba nada.

Salva me miró raro, y yo supe por qué. Él es poco dado a reclamar, y no lo hubiera hecho. Pero yo pienso que primero, me han cobrado esa comisión injustamente (sean 5, 10 o 100 euros); y segundo, para mí esa comisión no son ni dos frappuccinos, pero con unos cuantos clientes que no reclamen, para ellos son unos cuantos millones.

Si yo utilizara esa tarjeta con normalidad, no me habría quejado (bueno, me habría quejado de que no me avisaran); de hecho la VISA no la he cancelado porque me temo que en mi entidad me saldría más cara (creo que cobran 10 euros sí o sí, aquí son 5 euros si no hago un determinado gasto). El problema es que ellos me encasquetaron en su momento una tarjeta (que yo no había pedido) con unas condiciones, y después de 3 años me las han cambiado sin avisar.

Yo creo que soy un término medio en esto de las reclamaciones. Mis padres son todo lo contrario de Salva, reclaman por todo. El año pasado en nuestra entidad normal les cobraron una comisión por alguna de sus tarjetas, y fueron a pedir que se la quitaran! A ver, las comisiones de los bancos pueden ser abusivas y todo lo que tú quieras, pero si tú tienes una tarjeta que has pedido, es un servicio que te está dando el banco y como tal es normal que te cobren! Lo fuerte es que los de la caja les devolvieron el dinero :S

Otra quejona es Trex, pero va más contra la administración pública.

Llevo dos días duchándome con agua fría. Y por mucho verano que sea, no mola! Y por qué? El martes el calentador no iba, pero parecía que eran las pilas, y de hecho cuando puse unas nuevas volvió a funcionar y pude ducharme con agua templadita. Pero ayer no hubo manera, ni con las pilas nuevas. Después de ducharme volví a probar y sí que funcionó (maldita la gracia!), pero tenía prisa así que no hice más pruebas. Al mediodía estuve un rato abriendo y cerrando el agua caliente pero no logré que se encendiera.

[Nota, que acabo de darme cuenta de que no lo he explicado: en los típicos calentadores de gas, abres la llave de paso y con una cerilla enciendes una pequeña llama, y cuando abres el agua caliente esa llama se hace grande y calienta el agua. El mío va a pilas, es decir, sólo tengo que abrir la llave de paso y él solo, al detectar que abres el agua caliente, ya genera la llama grande.]

Hablé con mis padres, y me dijeron que comprara otras pilas, porque aunque las que puse nuevas no estaban usadas, como llevaban bastante tiempo allí podrían estar estropeadas o algo… Así que compré unas pilas, llegué a casa, las puse, probé y nada. No funciona. Y hoy, segunda ducha fría.

Pero realmente, el jarro de agua fría me acaba de venir ahora, que he llamado a mis padres para explicarles la situación, las pruebas que he hecho y tal… Y me dicen que cuando vengan ellos ya lo mirarán! Pregunto cuándo vienen, me dicen que el domingo. Y hasta entonces, yo duchándome con agua fría, no? Le pregunto a mi madre a quién tengo que llamar para que venga a arreglarlo, y me dice que no lo sabe, que tiene que verlo ella y mirarse los papeles del calentador… La situación es surrealista: no puedo llamar a nadie porque tiene que ser ella quien llame, pero ella no quiere venir hasta el domingo. “Es verano, no pasa nada por ducharse con agua fría”. Bueno, pues que venga ella y se meta en la bañera, a ver qué opina.

Vale, en Cunit sí que te puedes duchar en verano sin encender el calentador. No sé por qué, pero allí el agua está más caliente. En cambio aquí, en cuanto se acaba la que está estancada en las cañerías (que sí está templada), sale congelada. Me esperan por lo menos tres duchas más así! :S

Y la de arena, que después de mes y medio teniendo que dar toda una vuelta para bajar al andén del metro (están colocando el ascensor y habían cerrado el acceso por el que entro yo, así que tenía que bajar al otro andén, cruzarlo, subir al vestíbulo y bajar a mi andén), hoy me he encontrado con la grata sorpresa de que ya habían abierto el acceso (el ascensor todavía no está colocado, pero han abierto un pasillito para que podamos pasar). Always look on the bright side of life! 😛

Ya me quedan sólo 3 días en este curro. Pero eso de no tener intensiva (y que la mayoría de compañeros sí la tengan) se hace duro (nota: hacemos guardias de intensiva, o sea cada semana se quedan unos cuantos por la tarde, a mí me ha tocado esta semana). Menos mal que a partir de la semana que viene volveré a tener las tardes libres! La parte buena de tener guardia es que puedo ir a buscar a Salva al salir (él no hace intensiva). Lo peor, tener que volver por la tarde en mi último día.

Esta mañana he tenido una conversación con Jefe, que entre otras cosas me ha dicho que el viernes pase de venir por la tarde, pero yo como una buena chica responsable le he dicho que vendría, aunque seguramente me iría antes de las 18h (que es la hora normal de guardias de viernes). Hemos mirado el calendario, y resulta que Jefe++ también tiene guardia el viernes, así que no sería una buena idea escaquearme, por mucho que sea mi último día no es mi intención quedar mal. Ya lo hice bastante el lunes pasado, que empezábamos la intensiva y yo me olvidé por completo (normalmente el horario es de 9 a 19h y los viernes de 9 a 15h; en periodo de intensiva, si tienes guardia es de 10:30 a 19h y si no, de 8 a 15h; las guardias de los viernes son de 9 a 18h tanto en periodo de intensiva como durante el resto del año) y puse el despertador para llegar a las 9:30h como lo hago normalmente… Por suerte con mi insomnio veraniego me desperté antes y me acordé, me duché corriendo, me vestí, ni desayuné y salí deprisa, pero Murphy no estaba de mi lado y el metro iba fatal, estuve como media hora esperando y cuando llegó, pese a que venía vacío, íbamos como sardinas en lata. Así que al final acabé llegando a las 9:30h (y para qué me levanté antes? Si lo sé, sigo durmiendo :P).

Esta semana en principio tenía guardia los 5 días, pero antes de que yo dijera que me iba, entre los dos equipos que Jefe gestiona (en total contándole a él, 3 personas :P) nos estuvimos organizando y a él le interesaba que yo le hiciera una guardia la semana que viene, así que nos la cambiamos y a mí me quitó la de este lunes. Cuando dije que me iba, le comenté lo de la guardia que me habían quitado, que me sabía mal porque yo no podría hacérsela a él porque ya no estaría… Lo dije un par de veces más, pero pasó semana y media y el viernes pasado yo seguía sin tener la guardia en el calendario, así que me dije: “Cris no seas tonta, tú lo has dicho más de una vez, si ellos no te la han vuelto a poner pues no la hagas”. Así que hoy es mi primer día de guardia.

Decía que había tenido una conversación con Jefe. Hace un mes nos reubicaron con el resto del equipo. Antes estábamos bastante separados, a nuestro aire (mucho mejor), y nos sentábamos al lado, así que de vez en cuando hablábamos de cosas serias. Ahora estamos sentados enfrente el uno del otro, además las pantallas nos tapan y no nos vemos, así que hablamos menos. Pero hoy se ha sentado a mi lado y hemos estado hablando. Le he explicado más detalles (los que sé, que tampoco son muchos) del nuevo trabajo. Lo que menos le ha gustado es que esté tan lejos (ya, es lo que menos me gusta a mí también). Me ha sugerido que me compre una moto, pero les tengo bastante pánico.

Echaré de menos a Jefe, nos llevamos muy bien (aunque como he dicho alguna vez por aquí, cuando se trata de ejercer de jefe no se puede confiar mucho en él) y excepto en este último mes que estábamos separados, había bastante confianza y nos contábamos bastantes cosas. Me hizo gracia la semana pasada, que volvía del lavabo, pasó por al lado de mi mesa y me dijo en voz baja: “me han aceptado!”, y yo sabía de qué hablaba, pero de momento es un secreto (en octubre empieza un Master y lógicamente se irá de la empresa). Y luego estuvo un par de minutos haciendo coña asomándose por al lado de su monitor para hacerme el gesto de silencio (shh).

Hoy cuando ha vuelto a su sitio después de nuestra charla, me ha dicho que esperaba que de vez en cuando le enviara enlaces frikis, y que yo seguiría siendo su asesora de iPod (creo que soy parcialmente responsable de que comprara su iPod 5G, al principio cuando le hablaba de los iPods me decía que parecía una comercial de Apple!). Me ha hecho gracia.

Esta mañana me he levantado pronto para ir a La Caixa (parlem?), pero al meterme en la ducha no había manera de que saliera el agua caliente (hace calor, pero no sé ducharme con agua congelada, vale?), he descubierto que el calentador se había quedado sin pilas, nunca las había cambiado pero he encontrado rápidamente el compartimento, y he visto que eran pilas de las enormes, de las que no suelen abundar por las casas… Por suerte después de rebuscar un rato he visto un par en un cajón y me he podido duchar… Y he ido a La Caixa y me he abierto una cuenta vivienda. Good scared!

Ayer no fue un buen día, estaba manteniendo una conversación con alguien a quien hacía días que no veía, poniéndonos al día y tal, y llegó otra persona y mis contertulios pasaron de mí. Saludar a la otra persona me parece normal, pero dejarme con la palabra en la boca para empezar otra conversación con ella, ya no tanto. Y no era la primera vez que pasaba. La otra vez me callé y seguí a lo mío (la conversación no se retomó). Esta vez me largué.

Me pasé la tarde viendo capítulos de Veronica Mars. Llegué hasta el 20, y porque el 21 y el 22 todavía no se habían acabado de descargar, que si no… Bueno, también eran pasadas las 21h y a las 22h empezaba el CSI de Tarantino (Volumen 1 & 2), qué bueno que fue! Pero MacGuffin y la Chica de la Tele ya han dicho todo lo que quería comentar (geniales los toques Tarantinianos y el anuncio de L’Oreal), así que para qué decir más.

Ayer llegaban mis padres de Cunit. Y por qué me pasé la tarde en mi habitación viendo series? Porque mis contertulios eran mis padres, y la otra persona, mi hermana (por si alguien no lo había pillado). Y que quede claro que cuanto más lo pienso, más creo que tengo razón y no fue susceptibilidad por mi parte. Si fuera la primera vez que pasa, aún, pero no (de hecho la primera vez yo misma pensé que era demasiado susceptible y por eso no dije nada, pero esta vez ya sabía cómo iba a acabar la cosa y me fui).

El caso es que llegué a casa a las 15:30h, poco después nos interrumpió mi hermana, yo me fui a mi habitación, mi madre se fue, volvió hacia las 18:30h, y por un par de preguntas que me hizo deduje que se volvían a ir a Cunit. Sí, lo deduje, y tuve que preguntarlo para obtener confirmación, porque no me habían dicho nada. Muy bien.

Pero bueno, ahora salgo de trabajar y me voy a buscar a Salva, así que don’t rallate.

Actualización 23:13h: me he deprimido viendo la primera parte de TeleMonegal. Un reportaje sobre un hombre buscando a su mujer, que iba en el metro de Valencia el día del accidente (al final resultó muerta) repetido hasta 3 veces en Televisión Española (primero en España Directo, después en Gente y al día siguiente, en Por la Mañana); un reportaje en Tele5 (El Buscador de Historias) sobre una visita supuestamente humanitaria al Senegal donde la Milá coge a un niño que hace 4 horas que ha nacido y no para de llorar… y se le muere en los brazos (ya supongo que no es lo que buscaban, pero hacía falta emitirlo?). La tele en este país es una mierda. Me voy a dormir, no tengo estómago para ver ahora el resto del programa (lo dejo grabando porque tiene buena pinta, el invitado es Juan Pedro Valentín). Que por qué pongo esto aquí? Va en mi línea de pensamientos de hoy: pesimista y depresiva.

Esto pasó la semana pasada, pero la actualidad eran los Creature (y la posterior odisea) y se me olvidó contarlo.

Recordáis el bloody monday del año pasado? Después hablamos las cosas y fue un punto de inflexión en la relación con mis padres, que había ido a la deriva desde que volví de Aachen. Durante esta último año he notado que la relación ha mejorado, y que vuelve a ser más o menos como antes de irme.

Pero ellos no han cambiado, o al menos no respecto a sus extrañas normas sobre dónde tengo que vivir en verano. Eso sí, este año no ha habido (y creo que no lo habrá) ningún bloody day, supongo que porque el año pasado ya preparé el terreno. Es decir, entonces no estaba trabajando, ni con expectativas de encontrar trabajo a corto plazo, así que su argumento de “para no hacer nada allí, no haces nada aquí” era comprensible, pero yo (pensando que probablemente este año sí estaría trabajando) contraatacaba con un “y si estuviera trabajando?”, ellos remataban con un “tu padre también trabajaba hasta ahora y siempre iba y venía”, y yo con un “porque le daba la gana y hacía jornada intensiva, pero no a todo el mundo le apetece perder más de dos horas diarias para ir al trabajo”. Y ahora que lo pienso, tengo otro argumento mejor: cuando mi padre acababa de trabajar, se tiraba esa hora de viaje para llegar a casa y estar con su mujer; yo en cambio si tengo que ir a Cunit después de trabajar, haré una hora de viaje para estar más lejos de mi novio. Mola, eh?

El caso es que supongo que mis padres se han hecho ya a la idea de que no iré (o eso o me lo dicen de un día para otro en plan sorpresa, como el año pasado), porque de momento no me han dicho nada. Bueno, algo sí que han dicho, pero es más divertido que otra cosa. El lunes de la semana pasada, estábamos comiendo los cuatro y mi madre dijo que se iban el jueves (29 de junio). Mi hermana preguntó cuándo volvían (imagino que suponía, como yo, que se iban el fin de semana y volverían el lunes o el martes) y mi madre dijo que el lunes que viene (10 de julio). Mi hermana preguntó que cómo es que se iban más de una semana, y mi madre respondió que ya es verano, y que el día 10 venían pero que enseguida volverían a irse, ya para quedarse allí. No recuerdo exactamente la frase, pero sólo les incluía a ellos dos (mi padre y mi madre). Yo estaba recogiendo la mesa y me hice la loca, pero me quedé con el conceto.

El martes al mediodía les di a mis padres la noticia de mi nuevo trabajo (con todos los detalles sobre cuándo empiezo y cuándo tengo vacaciones incluidos). Después de comer (sólo estábamos nosotros tres), mi madre estaba poniendo una lavadora, y mi padre (sentado en la mesa) y yo (que estaba recogiendo la mesa) mantuvimos la siguiente conversación:

[Dad] Y cuándo empiezas?
[Cris] El 17.
– Y harás intensiva? [Lo de las preguntas obvias empieza a cantar, ya sé por dónde vas… qué poca sutileza, papá!]
– Sí. [Yo me hago la tonta, si quieres saberlo, pregunta.]
[pausa]
– Y vendrás a Cunit? [ei, por fin lo has dicho eh?]
Si me obligas sí, si no, no. [aquí he estao sembrá :P]

Yo seguí a lo mío, y cuando acabé de recoger me fui. Mi padre no dijo nada más, lo cual es buena señal… pero me pregunto por qué hizo la pregunta (valga la redundancia) en primer lugar. Él sabe cuál es mi postura en el tema (la dejé clara el año pasado no?), y también sabe que es su casa y que si quiere, puede obligarme (como hizo el año pasado). Así que no sé a qué venía la pregunta.

El miércoles hubo una segunda parte, mi padre tan sutil como siempre… O a lo mejor es que lo tengo calao. También después de comer.

[Dad] Y entonces, cuándo tienes vacaciones? [aquí a la primera ya se le ve venir :P]
[Cris] La segunda y la tercera semana de agosto.
[pausa]
– Y vendrás a Cunit? [juas, juas, juas!]
[Me lo quedo mirando, riendo] Te repito lo que te dije ayer: si me obligas, sí, si no, no.

No sé cómo acabará la cosa (aunque tengo buenas expectativas), supongo que el lunes sabré algo más, pero por lo menos mi padre me ha hecho reír un rato.

La TDT, hoy por hoy, no tiene mucho interés.

No lo he dicho yo (al menos, yo no lo he dicho hoy).

Este mediodía, mientras comíamos, mi padre me ha sorprendido con estas bonitas palabras (mi hermana, otra analfabeta tecnológica pese a que estudia telecos, le preguntaba si compraría otro cacharro).

No he podido aguantar la risa, aunque he disimulado como he podido por no crear una bronca de la nada.