Previously…

Este año, Martina me pidió un pastís de xocolata i nata. Que me dejó completamente chafada porque no hay manera de convertir eso en algo bonito! Estuve dándole vueltas varias semanas: me planteé un mirror glaze cake (pastel cubierto de un chocolate tan brillante que refleja; no lo he hecho nunca pero lo tengo en mi lista de pendientes, tiene que ser chulo) pero logísticamente no me encajaba, luego encontré este, que además de cumplir las 2 peticiones de Martina, enlazaba con nuestro reciente viaje a Chicago (la receta es de una antigua pastelería de allí)… incluso llegué a comprar el agar agar para estabilizar la nata montada. Pero seguía sin convencerme, a nivel estético era bastante meh.

Hasta que Cris (aka Pin, la madre de Martina) me dijo que la fiesta iba a ser de unicornios… oh my gods, the inspiration cometh! Lo obvio era tirar de arco iris, pero googleé un poco y descubrí el Unicorn Cake de Cupcake Jemma. Y me enamoré.

Unicorn cake 🦄🌈❤️

Por suerte, Cupcake Jemma tenía publicada la receta tanto del pastel como de la técnica del drip para el acabado y los merengues arco iris de decoración, así que vi los vídeos 30 veces y me lié a comprar cosas: pinceles, superwhite, purpurina… menos mal que los colorantes los tenía todos xD

Solo me faltaba decidir qué receta de bizcocho utilizar. Podría haber utilizado la de Cupcake Jemma, pero quería hacerlo de chocolate para al menos respetar una de las peticiones de Martina… el problema es que no se me dan especialmente bien los bizcochos de chocolate (tienden a quedarme resecos), y no conocía ninguna receta infalible. En esas estaba, cuando el jueves antes de la fiesta, Cupcake Jemma publica un tutorial de bizcochos, en el que explica su receta de bizcocho de vainilla y al final explica cómo convertirla a otros sabores, entre ellos chocolate. Así que me tiré a la piscina con esa. Y oh my gods, qué bonitas quedaron las capas, qué esponjosas y nada resecas… vamos, de cabeza a mi fondo de armario de recetas.

La fiesta era el domingo, pero yo empecé el viernes con los merengues. Son más fáciles de hacer de lo que parece, solo hay que pintar la manga con los diferentes colores (parece que el color no se “agarra” pero sí… de hecho a mí los primeros me quedaron demasiado pintados para mi gusto, porque me pasé con el colorante pensando que no estaba pintando suficiente) y luego echar el merengue con cuidado. Lo único que no me acabó de gustar de la receta original (pero probablemente sea debido a mi falta de práctica) es que la nube (golosina) de dentro, ya que al quedar en la parte inferior hacía que luego costara más separarlos del papel de horno (y se rompían con más facilidad), los últimos los hice sin nube…

El sábado hice los bizcochos, y el domingo, a decorar! Armada con cantidades industriales de buttercream coloreada, monté las 4 capas (Salva me convenció de hacer un arco iris, un poco como el Space Unicorn de Cupcake Jemma, y quedó genial) y ombreé los 4 colores por fuera. Luego el drip (lo que más nerviosa me ponía de todo esto, ya que no lo había hecho nunca… pero es otra técnica más fácil de lo que parece) y por último los merengues. Y ya está!

Lo mejor de todo? La cara de Martina al verlo:

Martina 🦄🌈❤️

El año que viene, más!

Digues la teva!

XHTML: Podeu fer servir les següents etiquetes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>