Hace unos días en el supermercado, pasando por el área de congelados a por unos Piccolinis Diavolo (unas minipizzas picantes de Buitoni, no logro encontrarlo en internet :S), un must en nuestra compra semanal (nos encantan y son un acompañamiento genial!), Salva me dijo:

A ver cuánto tardan en dejar de venderlos.

Miedo me da, porque confirmaría mi teoría conspiranoica: todo producto nuevo que me gusta mucho dura poco en el mercado, o bien al cabo de poco sólo lo encuentras en sitios remotos.

Recordáis cuando salieron los Doritos Dippas? A mí me encantan (tienen un sabor neutro que me gusta más que el de los Doritos clásicos), incluso me gustan más sin la salsa Dippas. Lo que a lo mejor no recordáis es la variante que salió poco después de los originales, porque duraron un abrir y cerrar de ojos: los Doritos Dippas sabor orégano. Adivinad quién debía ser la única que los compraba.

También me ha pasado últimamente con el champú. Usaba uno de Sunsilk que en teoría deja el cabello limpio durante más tiempo (Sunsilk Aqua Minerals), que olía bastante bien… hace bastante tiempo cambiaron la gama y el equivalente al de antes (Sunsilk Limpio por más Tiempo)… olía a sandía! Me encanta la sandía, así que estaba encantada con el cambio… pero, cómo no, hace ya unos meses que no encuentro el de sandía por ningún lado, y en algunos sitios vuelven a tener el antiguo (pero también escasea)…

Pero si hay una fruta que me gusta, y que me encanta todo lo que se haga con ella, es la manzana. Y este caso es especialmente sangrante porque, que yo recuerde, el efecto desaparición de productos que me gustan con las manzanas, me ha pasado no en uno ni en dos, sino en tres casos:

  • Trina de manzana: para mí que no me gustan demasiado las bebidas carbonatadas (no me gusta ni la CocaCola ni la Fanta…), la aparición de Trina fue providencial. Ya podía ir a un bar a tomar algo sin tener que pedir agua (hablamos de mi preadolescencia, si no recuerdo mal, así que a los bares íbamos a tomar refrescos :P)! Y cuando sacaron el sabor de manzana, fui feliz. Me llevaba botellas de Trina a las excursiones del instituto, la gente me miraba raro (parece meao!) pero a mí me daba igual, estaba riquísimo! Vale, el Trina de manzana no ha desaparecido, pero al menos en Barcelona es difícil de encontrar: en Carrefour suelen tener, pero los Carrefours no suelen estar muy a mano, y en el Caprabo o en otros supermercados no tienen. Eso sí, esta mañana me ha sorprendido descubrir que en las máquinas de vending de la estación de Mataró tienen latas de Trina de manzana!
  • Yayitas de manzana: las Yayitas con miel (las originales) están buenas; las Yayitas con chocolate están buenas; pero las Yayitas de manzana son supremas. No recuerdo el día que las descubrí en el supermercado, pero tardé medio nanosegundo en coger una bolsa. En retirarlas del mercado debieron tardar nanosegundo y medio. Bueno, miento. Hay una gasolinera en la autopista de Barcelona a Mataró que tiene. Así que cuando Salva tiene que parar allí a repostar (lo cual no es muy a menudo, prefiere otras gasolineras), aprovecho para hacer botín.
  • Radical de manzana: de los zumos Radical seguro que os acordáis (hay que reconocer que algunos sabores todavía se venden en cualquier súper), de sus míticos anuncios de naranjas asesinadas también, pero el que se acuerde del Radical de manzana es amo. Eso sí que estaba de-li-cio-so! Era incluso mejor que el Trina de manzana: más ácido, más verde (de hecho el nombre completo era Radical de manzana verde)… y por supuesto, tardó menos que aquél en desaparecer de la faz de la Tierra. Un día, cuando estaba en mi anterior empresa, me paré en una tienda del metro a comprar algo para beber, y allí en las estanterías lo vi: había una resistencia, aún quedaba esperanza! Por supuesto, a partir de entonces empecé a visitar esa tienda con más frecuencia. He descubierto que los únicos lugares que lo siguen vendiendo son las tiendas de una cadena de áreas de servicio (creo que la de las Yayitas de manzana es de la misma casa, aunque las Yayitas sólo las he visto en la que comentaba antes), y a precio de oro… así que cuando estuvimos en Andorra en fin de año y vi en un súper una estantería llena de Radicals de manzana, me traje 4 o 5 (que por supuesto, duraron un suspiro).

Luego hay otros casos de cosas que parecían desaparecidas y luego vuelven, como el Té rojo de Nestea (el del anuncio de la canción del Mago de Oz… también lo hay de manzana, pero curiosamente en este caso me gusta más el rojo, de melocotón), que durante un tiempo temí que se había aplicado la conspiración porque ya no lo tenían ni en Carrefour, pero luego volvió, o el Dulce de leche Cheesecake del Starbucks, que estuvo desaparecido bastantes meses pero la última vez que estuve en uno (ahora ya no vamos tanto… 🙁 ) volvían a tener. Y finalmente están las cosas que siempre han sido difíciles de encontrar, como los helados Ben&Jerry (en Caprabo los tuvieron un día, creo… no los he vuelto a ver). En la gasolinera de nuestra calle tienen (o tenían, que hace tiempo que no vamos), son bastante caros pero poder tomar un Chunky Monkey (plátano y chocolate, nyam!) de vez en cuando se agradece.

Me dejo para el final la desaparición más reciente, aunque en realidad es una mutación. Si alguien me preguntara si me mento o me freso, la respuesta sería me plataneo, no sólo por joder, sino porque ni me gusta la fresa (ni en general las frutas rojas… me las como, no es un asco visceral como el que les tengo a los guisantes, pero no a gusto… lo que no soporto son las mermeladas de frutas rojas, y en los restaurantes tienen la manía de regar los pasteles de queso con mermeladas de estas, argh!) ni la menta, y además el plátano es otra de mis frutas favoritas. Por otro lado, me encanta el yogur líquido, pero no lo hay de plátano sólo (creo que hace años Dan’Up sí tenía este sabor, pero no lo recuerdo muy bien), siempre viene con fresa incorporada. El Dan’Up de fresa y plátano no me gusta nada, no le encuentro el plátano por ningún lado. En verano del año pasado, un día me dio por comprar el yogur líquido de fresa y plátano marca Caprabo, y se me abrió el cielo. Todo plátano y apenas fresa, nyam! Lo bebía como agua… Después del verano no sé qué pasó en Caprabo que no siempre tenían, y cuando tenían había pocas botellas… total, que siempre que iba arrasaba con todas las (pocas o muchas) que hubiera.

El sábado pasado Salva y yo fuimos a hacer nuestra compra semanal, cuya lista incluía el mencionado yogur, y nos encontramos con… yogur Eroski. Sí, hace tiempo que el grupo vasco compró al catalán, pero Caprabo seguía vendiendo su propia marca… hasta ahora, que todo es Eroski. Decidimos comprar una botella, confiando en que el sabor sería el mismo… es el mismo, pero que el Dan’Up: fresa, fresa y más fresa. Arggghhh!!! Y pensar que no pude despedirme de él… descanse en paz, yogur Caprabo.

Desde aquí aviso de otras cosas, además de los Piccolinis Diavolo de Buitoni, que podrían desaparecer si la maquinaria de la conspiración se pone en marcha: Philadelphia finas hierbas; sopa de queso Sopinstant Activo (mira que soy anti-sopas de sobre, pero ésta está riquísima!); barritas Muesly de plátano y chocolate, o cualquiera de las barritas de cereales Special K (curioso, en este caso las barritas con frutos rojos sí me gustan… soy rarita, sí :P); galletas Príncipe Double Choc (y mira que no soy especialmente fan de las Príncipe, pero con el doble de chocolate están mejor :P); la Copa de chocolate negro Danone (seguro que quitan ésta y dejan la de chocolate con leche… es lo que ha pasado con las galletas Granola, galletas normales recubiertas de chocolate, la versión de chocolate negro ya no es fácil de encontrar… no lo he puesto con mis pruebas de la conspiración porque descubrí estas galletas a través de Salva y las de chocolate negro ya no estaban, así que no las retiraron por mí); pasta fresca rellena Buitoni en envases individuales, en especial los tortelloni de provolone y los de verduras asadas (están muuuy buenos, y los envases individuales son útiles para hacerte la comida del día siguiente); patatas Lay’s Gourmet…

Actualizado 29.03.08, 22:36h: hoy hemos estado en Barcelona… y adivinad en qué gasolinera se ha parado Salva al volver! Ains, qué majo es…

Yayitas manzana

11 comentaris a “teorías conspiranoicas: los productos que desaparecen”

  1. auster va dir...

    Las Lays Gourmet de pollo sí que son chungas de encontrar.

    Joé con Eroski, está pegando fuerte xD

  2. cuxtom va dir...

    Somos una especie rara y es cierto que nos quitan las mejores cosas que vamos encontrando. Hay muchas cosas y sobre todo comida que me encanta sin poder seguir degustandola. En cuanto a las Lays gourmet son toda una maravilla…

    Yo lo que jamas he vuelto a encontrar son unas gomitas de golosinas color rojo que estaban…. de chico las compraba cerca de casa mi abuela. Que tiempo…

  3. Jagoba va dir...

    En la puerta de mi instituto había (y hay) un kiosko en las que todas las mañanas me compraba un Radical de mazana. El trina de manzana en Euskadi es bastante habitual en los supers, eso sí, no lo pidas en ningún bar por que seguro que no tienen.

  4. Lady Madonna va dir...

    auster, en el Caprabo aún tienen ésas y las de cebolla caramelizada… yo no soy fan del pollo, pero sí de la cebolla, así que supongo que no tardarán en retirarlas xDD

    cuxtom, sí es verdad que suele pasar con la comida, cuando escribía el post sólo recordaba el champú, de cosas que no fueran comida…

    Jagoba, qué envidia lo del Radical! Creo que es lo que más echo de menos de mi antiguo trabajo xDD. Aquí también es imposible encontrar Trina de manzana en los bares… lo peor de ser tan rarita con las bebidas es cuando voy al Pans&Company, que no tienen Sprite (la única bebida con gas que me gusta… bueno, el 7Up también) y me toca pedir agua, que suelen tenerla del tiempo (que no la soporto, para mí tiene que estar bien fría!)… ains…

    salu2

  5. savior1980 va dir...

    Mehagustado mucho la entrada, son tantos los productos que nos encantan y dejan de fabricar… yo recuerdo unas príncipe de barquillo que ahora no encuentro en ningún lado y como eso bueno cantidad de productos más. Una pena.

    Petons

  6. shevek va dir...

    A mí también me gustaban las Dippas sabor orégano, era el otro que las compraba 😉

    Por cierto no has hablado de una de mis pasiones: La San Miguel 0,0 con sabor manzana.

    Tienes un blog delicioso, felicidades.

  7. Lady Madonna va dir...

    savior, espero que tu frase del principio del post no sea una profecía, porque no sé si sabríamos vivir sin esos Piccolinis 😛

    shevek, cómo me alegro de que haya otro flipado de los Dippas de orégano 🙂 . En cuanto a la San Miguel, la verdad es que no me acababa de gustar… debe ser una de las pocas cosas de manzana que no me gustan 😛

    salu2

  8. atrapada va dir...

    a mi me pasa con la pepsi light a la lima limon! que rica y que dificilisima de conseguri!!!! y eso que toda la vida he sido de coke… en fin, que me dure 😛

  9. Okok va dir...

    ¿Has cambiado el theme? Ahora no leo bien los comentarios desde el E65, algunos (pero no los pares ni impares especialmente) salen en negro sobre negro.
    No iba a comentar, lo leí está mañana y estaba de acuerdo, pero al mediodía salió el tema del Caprabo y el Eroski en casa de mis padres y no veas cómo me miraron! Dije ilusionada “¡ah, sí, me enteré porque alguien que conozco está puteada porque ya no hay danup de fresa y plátano del Caprabo, que sabía más a plátano, sólo de marca Eroski que no le gusta porque sabe a fresa!” me volvieron a mirar como a una marciana XD

  10. Lady Madonna va dir...

    atrapada, al final resultará que la conspiración no va sólo contra mí, los fans de los refrescos de cola también sufrís lo vuestro! 😉

    Okok, dentro de un rato pensaba actualizar el WordPress, pero de momento no he tocado nada… no sé por qué será :S A veces el theme se empana y no dibuja el fondo blanco hasta el final de la página, por lo que los últimos comentarios se ven en negro sobre el fondo gris de los laterales, no sé si será eso…

    Por cierto, qué bueno lo de tus padres… jajaja! Ahora para tus padres seré la lunática del yogur de fresa y plátano 😛

    salu2

  11. Lunera va dir...

    También soy fun-ática de las yayitas desde tiempos inmemoriales. Estuve un tiempo fuera del país, y al volver, habían desaparecido no dejando ni la sombra. Es más, cuando pregunto a los dependientes de los supermercados si pueden distribuírmelas, me miran con cara rara, como si estuviera preguntando por un fantasma.
    ¿Qué ha pasado? ¿No han tenido éxito en el mercado? Hace poco encontré las de miel (mis favoritas) y las de chocolate en una gasolinera camino de Almería. Tras comprar cuatro paquetes a precio de oro (2,50€), comenté a la dependienta la rareza que es encontrarlas. Por lo visto siguen fabricándose pero sólo uno de los distribuidores las lleva.
    Si en este foro alguien sabe de algún super por la zona de Granada que las distribuya, ¿a qué esperáis? Hacedlo saber si us plau! ¡¡compartid, compartid malditos!! 🙂

Digues la teva!

XHTML: Podeu fer servir les següents etiquetes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>